El que mucho abarca, gustará mucho, pero…

El que mucho abarca llenará los cines, pero pudo ser mucho mejor y menos machista.

Luz García (Valentina) y Georgina Duluc (Dalila)José Rafael Sosa
CRONICA DE CINE

Muy marcada por ¿Quién manda?, El que mucho abarca se apresta, conociendo ya el gusto del público por este tipo de trabajo alternativo de humor, a llenar salas, catapultado por el boca a boca que indefectiblemente se producirá en su favor, sobre todo de los hombres, halagados con el machismo que pocos verán y que funciona muy bien provocando la risa y la carcajada.

Apoyada por United Brand, y Entrepreneurs Films en asociación con Colibrí Films y con notables similitudes, El que mucho abarca, producto de tener el mismo director y guionista, procura re-editar el éxito de masas que fue la primera logrando un hecho cinematográfico propio que si bien no es perfecto, tiene la ventaja de tocar, con todo y la perspectiva machista de sus parlamentos, temas que interesan al público femenino y masculino.

Tiene recursos que se re-editan: el uso de la voz en off que genera un vínculo de acercamiento intimista con el público y la creatividad del texto que es rico y humorístico, tiene garra en sus textos como en en el parlamento, que da pistas el uso del teléfono para evitar que la mujer se dé cuenta de que llama la amante.

Entre sus elementos positivos se encuentra el atractivo de contar con dos figuras femeninas , Luz García (Valentina) y Georgina Duluc (Dalila), en torno a las cuales los cuentos de camino mercadológico, les crearon una rivalidad y que ahora giran en torno a un hombre ( Ricardo) – Carlos Sánchez- en un entramado de fidelidad e infidelidad en noviazgo.

Las actuaciones van a gustar y llenarán salas, pero se sienten los personajes muy lineales, uni-dimensionados, faltos de multiplicidad expresiva, con excepción de los tres mejores roles: sobre todo Richard Douglas, cuyo nombre debió ser más explotado en la promoción por la garantía de consistencia actoral que suponen sus 36 años de vida actoral. Cuando sale a escena se siente una actuación sólidamente fundamentada, aportando un bono interpretativo que debe ser valorado.

Carlos Sánchez, quien hace de un “Tipo Bolsa “, también resalta en su interpretación aun cuando en menor medida. Convence de sus vacilaciones, gracias a la cara de idiota graduado, pero debe dar más de lo que muestra, a este listado hay que poner a Denisse Quiñones, con mayor altura interpretativa como la psicóloga Carla, con todo lo New Age y singular diván para consultas.

García y Duluc no están mal para el consumo popular. De hecho gustarán mucho por su relativo buen desenvolvimiento, en el marco de sus capacidades. De lo que se trata es que necesitan tablas, entrenamiento para cine a fin de dar la profundidad que requiere el cine. El secreto evidente es contar con actores para cine.

A veces los diálogos son innecesarios o se prestan para evidenciar para mostrar la falta de conocimiento de parte de las actrices sobre sus personajes.

La noche del primer encuentro con Dalila, cuando ella decide seducirlo y abre la puerta de su habitación para mostrarse en su ropa interior.

Hasta ahí el momento es estelar, pero se desaprovecha cuando ella decide sentarse a parlamentar. Hubiera sido más impactante una escena de puro seducción y parlamentos breves o inexistentes, del tipo Kim marcado por Basinger en ‘My Stepmother is an Alien’.

Escena genial
La cena hogareña. Habrá de pasar a la historia del cine local. El rejuego de roles fue logrado con aguda perspectiva y el resultado es la carcajada de buena gana. Es una secuencia modelo para el humor con perspectiva internacional al que está llamado el cine local.

Lo cuestionable
Las tomas (shots) aéreos, que están bien en la introducción, se hacen luego largos y repetitivos e innecesarios y carentes de justificación que no sea la de puente visual entre secuencias.

La perspectiva machista del texto. Sería inteligente que nuestros directores y directoras se decidieran a explotar el lado de la subjetividad femenina, que es rico en matices intelectuales y de mayor trascendencia humana y menos circunstancial que lo que evacúa el imaginario del tigueraje urbano de clase media con corbata y oficina.

Técnicamente
La fotografía de Peyi Guzmán es bien manejada en el uso de la luz,-Tiene calidad y es efectiva.

El sonido tiene fuerza y aporta a la historia; la edición es efectiva aun cuando no sorprendente, arrastrada más que todo por la fuerza del parlamento.
La edición de José Ares es decente y cumple el cometido, pero sin lucirse demasiado. El ritmo impuesto por la dirección limita su quehacer.

El que mucho abarca

Director: Ronni Castillo
Guión: Ronny Castillo& Daniel Aurelio
Nacionalidad: Dominicana
Año: 2014
Duración: 1.47m.

Director Fotografía: Peyi Guzmán
Sonido: Rafael Bobadilla
Edición: José Delio Ares

Directora de Arte: Adria Mejía
Continuismo: Daniela Paiewonsky
Asistente de dirección: Carol Herrera

Vestuario: Slodovan Strinic
Casting: Desireé Álvarez
Productora de línea: Sarah Pérez;
Coordinador producción: Julieta Rodríguez
Gaffer: Amaury Jiménez.

SINOPSIS: Ricardo, funcionario de empresa privada, con su novia Valentina, se verá en situaciones límites cuando se cruza con Dalila, de alto potencial seductor de alto voltaje, que le llevarán a revisar criterios de la fidelidad y la soledad afectiva.

Talentos
Carlos Sánchez Ricardo
Luz García Valentina
Georgina Duluc Dalila
Bolívar Valera- René
Michael Miguel Holguin Alvin
Denisse Quiñones Carla
Richard Douglas Leonardo
Luis Jhoel López Duran Wilson
Eva Arias Viñas Sandra

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *