Las mentiras de Claudio Caamaño Grullón contra el Profesor Juan Bosch

Porfirio Suero
Porfirio Suero

Por Porfirio Suero

(Primera Parte)

El ex guerrillero Claudio Caamaño acusó la semana pasada al ex presidente Juan Bosch, de haber traicionado al coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. Vamos a demostrar que Bosch, nada tuvo que ver con el movimiento guerrillero organizado por Caamaño desde Cuba.

Después de la Revolución constitucionalista del 1965, el ex presidente constitucionalista Francisco Alberto Caamaño de Deñó, fue enviado en 1966 como agregado militar a la Embajada dominicana con Sede en Londres. Y ha mediado de Noviembre del 1967, se difundió la noticia de que Caamaño había desaparecido de los lugares que acostumbraba a frecuentar en Europa.

Fueron muchos los que supusieron desde el principio que Cuba sería su destino final. Y no estaban muy lejos de la verdad, dado el permanente hostigamiento a que Caamaño era sometido en Europa por parte de los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Lo de Caamaño en Cuba bajo los auspicios del gobierno cubano fue mantenido en el absoluto secreto desde su llegada el primero de Noviembre de 1967. En principios se había programado como una corta visita, luego de la cual retornaría a Cuba.

Ya en Cuba a mediado de Marzo de 1968, Caamaño escribió a Bosch externándoles su preocupación ante el criterio íntimamente por el dirigente Perredeistas de que él, Caamaño, no había cumplido con los acuerdos que tomaron entre sí antes de la desaparición de la vida pública.

Caamaño pensaba, que dar a conocer a Bosch el hecho de que dirigía una operación clandestina desde Cuba reforzaría los deseos de unidad con el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), era porque no conocía a Juan Bosch.

En el momento de leer esa carta,don Juan debe haberse dado cuenta de que los riesgos que Caamaño estaba dispuestos a asumir no coincidían con los suyos.

A lo largo del texto de la carta podía darse cuenta de que el proyecto de liberación por la vía armada de Caamaño iba en serio y que estaba dispuesto a riesgarlo todo por lograr sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *