www.diasporadominicana.com

El Martí Vegano de Jesús Méndez Jiminián

Por Pablo L. Crespo Vargas 1

“Nos moriremos todos, pero nuestras obras permanecerán”, Sigmund Freud

José Martí es la figura más emblemática de la historiografía cubana, y una de las principales tres en el ámbito antillano.2 No solamente es recordado por su incansable lucha en contra del régimen opresor colonial, lo que lo llevó a la creación del Partido Revolucionario Cubano y a la unificación de los principales comandantes y dirigentes de la Guerra de 1868, entre ellos a Antonio Maceo y a Máximo Gómez para la que luego sería la Guerra del 95.

No obstante, José Martí fue mucho más que el ser político, que motivaba a los cuabanos a luchar por su libertad, también fue un prolífico escritor. Su obra, enmarcada en el más profundo sentido analítico, es muestra de su ideario, el cual nos presenta, la verdadera cualidad de éste ser, un gran pensador y filósofo. Lo complementaba con una excelentísima oratoria.

 

José Martí

José Martí

José Martí era universal, un modernista que desde muy joven escribía; desmostrando su amor por su patria. Lamentablemente, su deseo de ver una Cuba libre lo llevó a vivir en el exilio, aunque esto no lo desalentó en su afán por promover la independencia de su pueblo.

Otro exiliado fue don Federíco García Godoy, cuya familia en 1870 llega a la ciudad de Santo Domingo procedente de Santiago de Cuba, de allí pasan a Puerto Plata. Federíco, que llega como adolescente a suelo dominicano, comienza a desarrollarse como escritor y humanista, promotor del conocimiento en distintos ámbitos del saber. Llega a vivir en Santiago de los Caballeros y luego se radica oficialmente en La Vega.

Es allí donde José Martí y Federíco García Godoy se encuentran. Para Martí, García Godoy era un intelectual cubano al que debía conocer, aparte de tenerlo como integrante de su grupo de apoyo en el exilio. Ambos seres, en su medida, eran luchadores cubanos que amaban a su patria.

El análisis que el profesor Jesús Méndez Jiminían nos presenta sobre estos dos personajes, cuyas vidas pueden ser vistas como paralelas, nos lleva a profundizar en la importancia de la conexión antillana, a la que ambos individuos respondían, y a la cual, otros héroes históricos de la región como Juan Pablo Duarte y Eugenio María de Hostos, fueron partícipes.

Hoy, ese grito por mantener una unidad antillana aún está latente. Nuestros pueblos, producto de un mestizaje centenario, deben tener presente la importancia de estos seres, siguiendo su ejemplo y promoviendo ese amor caribeño que nos llevará a la formación de una sociedad antillana que será ejemplo a todo el planeta.

Lajas, Puerto Rico

Marzo del 2014

1Pablo L. Crespo Vargas (n. 1974) es historiador, folclorista y culturólogo puertorriqueño con varias publicaciones relacionadas a la microhistoria, la sociedad lajeña (municipio del suroeste de Puerto Rico) del siglo XIX y el imaginario religioso y cultural en el Caribe.

2Las tres grandes figuras históricas de las Antillas Mayores fueron José Martí por Cuba, Juan Pablo Duarte por la República Dominicana, y Eugenio María de Hostos por Puerto Rico.

 

URL: http://diasporadominicana.com/?p=69529

Escrito por en Abr 10 2014. Archivado bajo Cultura, Noticias. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes