De los redentores del Sur y el obispo de Barahona

Reynaldo Hernández RosaPor Reynaldo Hernández Rosa

El  obispo  de  Barahona, Rafael  Leonidas  Felipe,  protagonista  de primer  orden  de los aviesos   y funestos  avisos   en torno  al  inicio  de  los  trabajos    en la  presa  de  Monte  Grande,  hechos  en ese   entonces  por  el  ex presidente  Leonel  Fernández  junto  al  aventajado   en  esa  ocasión,   director  del  INDRHI,  ingeniero  Frank  Rodríguez.

Teniendo  siempre  como  escenario  la Universidad  Católica Tecnológica  de Barahona  que  encabeza   monseñor Felipe,  donde  sus  salones  eran    llenados  de  burdas  mentiras, empero,  esperanzas  para  cientos  de  humildes   parceleros, los cuales  no  escondían  sus  encías  despobladas  ante  la  andanadas  de  mentiras   que  le hacían  las  autoridades del  INDRHI,  pese  a los millones   que en parrandas  etílicas, periplos  en helicópteros,  así como  abuso    en pagos  a  supuestos  parceleros   por  sus  terrenos,  cuando  estos, eran  funcionarios y allegados  que  ni conocían  la  zona  de  Monte  Grande y áreas  aledañas.

Fueron  meses   de  pre  campaña  electoral,  donde  se utilizaba  a  la  Iglesia  Católica  para  que  campesinos,  parceleros,  pequeños  agricultores, humildes  residentes  del  Sur  agreste y paupérrimo, quizás  exultado  de  alegría  ante  tantos  anuncios  para los  trabajos  de  Monte  Grande, que en  muchos  el  éxtasis   se  evidenciaba    en las  ovaciones  al  ^^príncipe^^  cuando  fue  a dar  el  primer  palazo, luego  otro y otro,  otro,  todo  en  un bien hilvanado  trabajo mediático,  engañifas  olímpicas  para  con los  habitantes  y  el obispo  de  Barahona.

Fue  en medio  de  ese jolgorio  de  bendiciones  por  los  ya cuasi  inicio  de los  trabajos  en Monte  Grande,  que  el  entonces  director  del  Indrhi,  Frank  Rodríguez,  con sus  venas  repleta  de la buena  ingesta  etílica,  de Vocka,  hizo  de  tantas  loas   al presidente  Fernández,  que  esa  vespertina,   en medio  de  tantas  expectativas  de los lugareños  y con medio  gobierno   en Barahona  que bautizo  al príncipe  del   nuevo  ^^redentor  del Sur‘‘^^.

De  ese  palazo  solo  la  empresa  Andrade  Gutiérrez, hoy sigue  con el  contrato,   muchos  funcionarios  del organismo  oficial y  el director  pudieron  engrosar  aun mas  sus cuentas  bancarias,  olvidando   todos,  los fétidos  discursos  que  elevarían  a  todo la  zona  a  la  riqueza   utópica  con Monte  Grande.

Luego  de  años,  se repite  el mismo  escenario,  con el mismo  obispo,  las mismas  miserias, los mismos  pobres, los  pendejos  de  ayer,  solo  que   el presidente no  acepto  calificativos,  mucho  menos  del  actual  incúmbete,  del  cual   el,  el primer mandatario  tiene  informes  d e las  aviesas  conductas  e  irregularidades    en el desempeño  de  sus funciones  como  servidor  publico.

Muchos, hoy   convencidos,  de  que  Medina  no  pondrá  tantos  recursos   en  las manos alegres   de un funcionario  que  El  Informe  de Alicia revelara  de  como  maneja  los  dineros  del organismo,  en medio  de  un rabioso nepotismo,  amen  del  abandono  de todos  los  Distritos  de  Riego  del país.

Tiene  el  presidente  Danilo Medina   en esta obra , Monte Grande, su consagración  como  visionario  y hombre  de palabra,  de  quedarle  mal  a  los  pobres , famélicos, engañados   parceleros,  lugareños del Sur  hambriento  y  paupérrimo, la mas  vil estocada  a  cientos  de  miles  de  moradores  que  aun  esperan  de   dicha  infraestructura  la panacea  para   ellos,  donde  lo mínimo  que   podrían  hacer  sus  residentes   es  la  sedición,  ante  los ya  abusos  de  lacras  insertas  en  el Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *