Los empresarios no creen en Dios

servicios_empresariosUn estudio del CIS constata que, en contra del mito popular, en la burguesía es donde se encuentran los menores niveles de creencia religiosa.

El estudio número 49 del Centro de Investigaciones Sociológicas, La situación de la religión en España a principios del siglo XXI, contempla en una de las cuestiones que plantea el grado de creencia en Dios de los encuestados según su condición socioeconómica y en relación a los procesos de producción. De las 10 categorías consultadas, los empresarios con asalariados, altos funcionarios, altos ejecutivos y profesionales por cuenta propia son el grupo con un porcentaje más elevado de no creencia en Dios, un 46,9 por ciento.

Como se puede observar en la siguiente tabla, las categorías sometidas a encuesta fueron, además de los empresarios (A), los profesionales y técnicos por cuenta ajena, y cuadros medios (B); los comerciantes y pequeños empresarios (C); los agricultores (D); el personal administrativo, comercial y de servicios (E); los capataces y obreros cualificados (F); los obreros no cualificados (G); los jubilados y pensionistas (H); los parados (I); y los encuadrados en “sus labores” (J).


CREENCIA EN DIOS SEGÚN LA CONDICIÓN SOCIOECONÓMICA

Sí cree No cree
A 51,9 46,9
B 60,0 39,3
C 67,0 31,4
D 85,0 15,0
E 62,4 36,6
F 61,3 37,9
G 68,7 30,9
H 85,8 13,7
I 69,7 29,0
J 91,0 8,3
TOTAL 72,9 26,3


La burguesía, la menos creyente

Aunque el conjunto de la tabla muestra el gran arraigo que la creencia en Dios tiene entre la población española, el grupo de los empresarios, altos funcionarios, altos ejecutivos y profesionales por cuenta propia encabeza el ranking de los que menos creen en Dios, con ese 46,9 por ciento, y le siguen los profesionales y técnicos por cuenta ajena, y cuadros medios, con un 39,3 por ciento; los capataces y obreros cualificados, con un 37,9 por ciento; el personal administrativo, comercial y de servicios, con un 36,6 por ciento; los comerciantes y pequeños empresarios, con un 31,4 por ciento; y los obreros no cualificados, con un 30,9 por ciento.

Los más creyentes, jubilados, pensionistas y “sus labores” 

En cuanto a los que más creen en Dios, el grupo encuadrado en “sus labores” llega al 91 por ciento; seguido de los jubilados y pensionistas, con un 85,8 por ciento; los agricultores, con un 85,1 por ciento; y los parados, con un 69,7 por ciento.

Los resultados de este estudio del CIS rompen, pues, con el tan extendido mito de que la burguesía es la más creyente, dado que es precisamente en el estrato de la clase alta/media-alta donde encontramos menores niveles de creencia.

Autor: Isabel Ordóñez | Fuente: Forumlibertas.com

www.es.catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *