“En la vida hay algo peor que el fracaso: no haber intentado nada”, Franklin D. Roosevelt

Franklin D. Roosevelt
Franklin D. Roosevelt

Por Jesús María Méndez Jiminián

(Hyde Park, NY, 30 de enero de 1882—Warm Springs, 12 abril de 1945). Realizó estudios de moda en Harvard y de Derecho en Columbia University. Desde muy joven se dedicó a la política desde el Partido Demócrata. Fue electo senador (1910-1914), y gobernador por el estado de Nueva York (1929-1933). En el verano de 1921 contrajo la poliomelitis, enfermedad que lo inmovilizó de la cintura hacia abajo, y lo separó momentáneamente de la vida política; pero, gracias a los consejos de su mujer, Eleanor Roosevelt, regresó a ella. Durante el gobierno de Woodrow Wilson  ocupó el cargo de Secretario adjunto de Marina (1912-1918).

“La crisis bursátil de 1929 y la honda depresión económica que provocó le dieron el espaldarazo definitivo para vencer a Hoover con las elecciones presidenciales de 1932, las primeras que ganaban los demócratas desde tiempos de Wilson. Rompiendo con el principio impuesto por (George) Washington de que los presidentes renunciaran a ser elegidos para más de dos mandatos, Roosevelt volvió a presentarse con éxito en las elecciones de 1936, 1940 y 1944; él mismo propuso poco antes de morir la enmienda constitucional que prohibía una tercera reelección presidencial (en vigor desde 1951), por lo que fue el único Presidente norteamericano en gobernar durante cuatro mandatos seguidos (1933-1945), si bien la muerte le impidió completar el último”. (Véase en Biografías y Vidas, Google.com).

Durante sus mandatos presidenciales, FD Roosevelt luchó por conseguir la primacía mundial de los Estados Unidos, mediante una agresiva política exterior. Estableció relaciones diplomáticas con la URSS, y puso en vigor una serie de medidas que prepararon a su país para un posible enfrentamiento armado, como de hecho ocurrió, al producirse la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Aplicó desde la presidencia la política del New Deal. “En la tarde del 12 de abril de 1945, Roosevelt dijo: “Siento un terrible dolor en la parte trasera de mi cabeza”. Luego cayó hacia delante de su silla inconsciente, y fue llevado a su dormitorio. Según el Dr. Howard Bruen, el Presidente fue diagnosticado de una hemorragia cerebral masiva, y falleció a las 3:35p.m. de ese mismo día, a los puentes del fin del conflicto, sin ver concluida la Segunda Guerra Mundial  y sin lograr un acuerdo con el cada vez más poderoso Starlin”. (Véase en Wikipedia.org, en Google.com).

Sus restos descansan en los jardines de su mansión, en Hyde Park, junto a los de su esposa Eleanor.

 

 El autor es escritor, historiador y miembro de la Real Sociedad de Historiadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *