El PLD en New York está en cuenta regresiva, frio de invierno y calor político

Logo PLDPor: Juan R. Torres

El Partido de la Liberación Dominicana, PLD, a nivel nacional e internacional se encuentra en la recta final del VIII Congreso Comandante Norge Botello y se prepara para la celebración de las elecciones que completarán su máximo organismo de dirección política como lo es el Comité Central pautada para el 12 de enero del 2014, en la selección de 150 nuevos miembros, según fue aprobado en la plenaria del VIII Congreso,

Esos 150 miembros nuevos al Comité Central fueron repartidos por la dirección peledeista en las diferentes Municipios, Circunscripciones y Seccionales de acuerdo a su desarrollo orgánico. A la seccional  del Estado de Nueva York le asignaron cuatro (4) nuevo miembros más, lo que elevaría la suma de miembros del Comité Central a 13 miembros en esta demarcación.

Esta pírrica cuota asignada a los peledeistas de este Estado ha desatado una lucha cuerpo a cuerpo que está enfrentando a amigos de «corriente» y ha llevado a pactar, violando algunos principios, a rivales internos ancestrales, alianza que podría perjudicar a cualquiera de las partes involucradas en esos acuerdos, en vista de que la elección de los miembros del Comité Central tendrá repercusión en el futuro en lo que es la vida cotidiana del PLD y en las contradicciones de liderazgos superiores que ya nadie se esfuerza en ocultar.

Según fuentes consultadas, una de las alianzas más recientes en vista al proceso del 12 de enero, “el pacto de los Ingenieros de la Reversa», es la llevada a cabo por los dirigentes, Carlos Félix y Ramón Santana. Santana tiempo atrás fue una persona muy allegada al hoy Presidente de la República el Lic. Danilo Medina y a su vez invitaron a Juan Isidro Martínez para ofrecerle la presidencia del Estado de Nueva York.

Según la fuente anónima que no quiso que se revelara su nombre y de acuerdo a los analistas a  interno del PLD, esa alianza alejaría aún más al Ingeniero Santana del entorno Danilista y de su ex líder  Danilo Medina y lo acercaría por gravedad política al entorno del ex presidente Dr. Leonel Fernández, en donde ya se le ve con simpatía.

En cuanto a Carlos Félix, este se juega una carta peligrosa pues si es derrotado con esa alianza, sería la segunda derrota en 10 años en que ha estado aspirando a la misma posición en dos congresos consecutivos, pero además, su liderazgo estaría en juego en vista a las elecciones del 2016, ya que él estaría llamado a ser el jefe de campaña del eterno aspirante a la presidencia de la República Dr. Leonel Fernández, si no es sustituido en esa función por Ramón Santana o Juan Isidro quien lucharía por ese espacio político.

Dicen que en cuanto a Juan Isidro, quien hace algunos años era el líder de un sector importante del Danilismo hasta que traicionó a su líder y pactó con el sector que apoyaba a Leonel para llevarlo a la reelección, le han puesto «un caramelito envenenado» ofreciéndole en ese acuerdo la presidencia del PLD en el Estado de Nueva York.

 Los candidatos de las alianzas

Uno de los grandes problemas del «Pacto de los Ingenieros de la Reversa» está en la debilidad de algunos de sus candidatos, pues la gran masa de peledeistas de Nueva York no los acepta como dirigentes reales de experiencia.

En el caso de los dos candidatos que lleva el Ing. Santana y con quien ha pactado son candidatos que según la fuente quedarían aplastados por la fuerza del liderazgo que han desarrollado los candidatos del sector del Carlos Félix.

Según los analistas el señor Santana, quedara atrapado con sus candidatos: la señora María Vargas y Yovanny Rodríguez compromiso de amistad, el caso específico de Rodríguez, se auto titula tener muchos miembros en el padrón porque saca a votar cien personas. En cambio la señora Vargas, que es la más débil de los candidatos de esa alianza, tiene rechazo hasta en el litoral de Santana por su personalidad conflictiva y bajo nivel de desarrollo político.

De acuerdo a los analistas consultados, el Ingeniero Félix sería el gran ganador en esa alianza, pues iría el mismo Félix, un dirigente que ya dirigió exitosamente la campaña de Leonel en el 2008 y es además líder del sector que apoya a Fernández en Nueva York. Este sector aporto también en «el pacto de los Ingenieros de la Reversa» a Gregorio Morrobel, un dirigente sin mucho brillo que se ha cobijado a la sombra de Carlos Félix, pero que le lleva por mucho a los que aporta el Ingeniero Santana.

También el señor Isidro quien es el que menos aporta al «pacto de los Ingenieros», pues su sector político al que antes le llamaban «Corriente 220» por lo fuerte que era numéricamente, el lo redujo a dos o tres dirigentes sin importancia política pues se peleó con todos los antiguos dirigentes que le apoyaban.

Citando de nuevo a las fuentes, nos encontramos con otro escenario no menos delicado, y es en el sector que denominan «La Troika», dirigido por los más visibles, Luis Lithgow, Frank Cortorreal y Francisco Fernández, estos realizaron unas primarias para elegir los 4 candidatos de 14 que corrieron y fueron electos Víctor Comprés (Manhattan), Carlos Sánchez (Bronx), William Estévez (Manhattan) y María Bello (Manhattan). Los escarceos y disgustos no se hicieron esperar al parecer porque algunos esperaban resultados diferentes. Esos disgustos fueron mermando y los candidatos serán los que se eligieron en ese proceso.

Los analistas dicen que a «La Troika» les conviene la unidad total so pena de morder el polvo de la derrota o perder la confianza de su líder Danilo Medina, y aunque la unidad del «pacto de los Ingenieros» no les «hace sombra», un resquebrajamiento interno, los llevaría irremisiblemente a perder todo en el proceso.

Por otro lado, en Nueva York conviven otros liderazgos no menos importantes que todavía no han llegado a acuerdos definitivos con nadie, estos son, Emiliano Pérez Espinosa y Germán de León. Esos liderazgos que arrastran tras de sí una gran camada de dirigentes y militantes, por si solo no ganan en el proceso del 12 de enero, pero su presencia en alguna negociación con los otros sectores podría inclinar la balanza. El PLD en Nueva York se encuentra en estos momentos en una cuenta regresiva acelerada, con bajas temperaturas de invierno y un calor político que se ve en cada rostro de los dirigentes, pero lo que se ve y se oye es menos importante que lo que no se ve y no se oye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *