El “Gringo de la Bachata” está preso en Rhode Island

El popular bachatero dominicano fue trasladado aquí desde Connecticut luego de su arresto en Panamá por un caso de tráfico de drogas.

El Gringo de la bachataPor Arelis Peña Brito/ PROVIDENCE EN ESPAÑOL

PROVIDENCE.- El bachatero dominicano conocido como “El Gringo de la Bachata” guarda prisión en la cárcel federal Donald Wyatt Detention Facility, en la localidad de Central Falls, en el estado de Rhode Island, adonde fue trasladado desde Connecticut tras su arresto en octubre pasado en Panamá, acusado de tráfico de heroína.

La presencia del cantante de bachata, cuyo nombre real es Ramón Antonio Gálvez, en la prisión federal en Central Falls fue confirmada a Providence En Español desde el mismo recinto carcelario. Sin embargo, no se ofrecieron detalles sobre el motivo o la fecha de su traslado a Rhode Island.

Desde la Oficina del Fiscal General del estado de Connecticut se informó que, por cuestiones de procedimiento, esos pormenores no son revelados.

“Muchos de nuestros inculpados son encarcelados en la Wyatt hasta tanto se produce una decisión en su caso. Usualmente nosotros no confirmamos dónde un reo específico está encarcelado y sólo nos limitamos a decir que él o ella está bajo custodia del US Marshal Service”, indicó el oficial de Comunicaciones de la Oficina del Fiscal General de Estados Unidos en Connecticut, Thomas Carson.

La Donald Wyatt Detention Facility es una prisión que opera a máxima seguridad y allí son recluidos prisioneros en casos federales pendientes de juicio. Fue establecida en 1993 como la primera cárcel de propiedad pública pero de operación privada en Estados Unidos. Al 2012 registró, en promedio, 2055 prisioneros, 36% de los cuales eran hispanos.

De acuerdo con informaciones a las que tuvo acceso este semanario, el trasladado de los reos que, como el bachatero dominicano, están envueltos en un caso federal, puede obedecer a una o más de las siguientes razones: no hay otra facilidad disponible en el momento para recluirlos, puede ser peligroso para el prisionero o para otro reo su permanencia en una cárcel determinada, o para separarlo de otros individuos implicados en su mismo caso.

“El Gringo de la Bachata” fue apresado en Panamá el 9 de octubre pasado. El día 12 de noviembre el cantante compareció ante la Corte Federal de Bridgeport, en Connecticut, donde se declaró “no culpable” de los cargos que se le imputan.

Se espera que el bachatero vuelva a presentarse ante ese mismo tribunal en una audiencia prevista para el próximo miércoles, 25 de noviembre, según se informó a Providence En Español.

El expediente

El bachatero es sindicado junto a otras 24 personas como parte de una red de narcotráfico liderada por el nombrado Luis Fernández, en East Hartford, Connecticut. En el grupo hay dominicanos, centroamericanos, mexicanos y afroamericanos. También hay varios miembros de una misma familia.
Una investigación conducida por la Drug Enforcement Agency (DEA), que incluyó grabaciones de llamadas telefónicas autorizadas por la corte y compras controladas de estupefacientes con agentes encubiertos, reveló que asociados y familiares de Fernández en el sur de California le enviaban a éste heroína, cocaína y marihuana en varias direcciones en el área de Hartford. El expediente dice que Fernández también se suministraba con narcóticos de personas en Nueva York y que vendía las drogas a clientes en Connecticut.

A raíz de la investigación se levantó una acusación formal contra los nombrados Luis Fernández, Lawrence Chambers, Jesús Fernández, alias “El Güero” y “Guate”; Michael Haynes, José Rivera Barón, alias “México” y Ricardo Fernández alias “Pepe”, todos residentes de East Hartford.

También contra Fernando Fernández Garza, alias “Juan Carlos Garza”; Sandi Fernández y Evangelina Garza, todos de Artesia, California; Eric Colón, Julio César de la Rosa, Charles Kelly, Josué Sáez y Carlos Mercado, de Hartford; Chaz Da Silva, de Newington; Alberto Hernández y Tomás Sánchez, de New Britain; Karen Ortega, de Lynwood, California; José de Jesús Rivera, alias “Chuy”, de Pomona, California; y Armando Ruelas-Rangel, de Harwinton.

El nombre del “Gringo de la Bachata”, a quien identifican en el expediente como Ramón Gálvez, alias » Tanky «, figura como procedente de Nueva York, al igual que el nombrado Bolívar Neris- Recio, alias «Pablo» y «Tigre».

La acusación fue emitida por un gran jurado en Hartford el 1 de octubre de 2013. La investigación culminó el 9 de octubre, cuando la mayoría de los acusados fueron arrestados. Hasta la fecha, 22 de los acusados han sido detenidos y dos están siendo buscados por la Policía.

Durante el curso de la investigación, la Policía ha incautado alrededor de cuatro kilogramos de heroína, cerca de 100 libras de marihuana y más de $150,000 en efectivo.

La acusación alega que todos los inculpados, con la excepción de tres de ellos –entre los cuales no se cita al bachatero- conspiraron para poseer con intención de distribuir varias cantidades de heroína y / o cocaína. Además de tráfico de drogas algunos miembros de esta red enfrentan otros cargos delictivos como conspiración y lavado de activos.

El Gringo de la Bachata ha sostenido en todo momento que esta acusación es “un error” y que “lo están confundiendo” con otra persona que tiene su mismo nombre. Mientras estuvo en Panamá, el bachatero había pedido que lo extraditaran a Estados Unidos, porque alegadamente lo habían puesto en una cárcel con delincuentes comunes, donde corría peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *