Un poema a Mamá Tingó…

Mamá Tingó

Mujer brava, mujer guerrera, 

Dejaste negra brava, un gran legado, que los derechos se defienden, hasta con uñas y dientes.

Símbolo eres, Mamá Tingó, de la mujer, líder, campesina, de corazón valiente, sin temer aquel terrateniente, llamado Pablo Díaz, ladrón de aquellas tierras, que obtuvo fraudulentamente.

Que viva Florinda Soriano Muñoz!

Que viva Mamá Tingó! no importa que Ernesto Díaz, cegara tú vida.

En Gualey, Hato Viejo, Yamasá, quedó tu último suspiro, de aquella mujer de valor, en el mundo dejaste una lección «Los derechos se defienden, hasta con la sangre».

*Poema escrito por la poeta y periodista Dominga Valdez

Dominga Valdez, periodista
Dominga Valdez, periodista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *