Niní, Paola y la Sinfónica estremecen con “Por amor”

Ninì Cáffaro y Paola González interpretan Por Amor anoche en el Teatro Nacional con la Orquesta Sinfónica dirigida por José Antonio Molina.
Ninì Cáffaro y Paola González interpretan Por Amor anoche en el Teatro Nacional con la Orquesta Sinfónica dirigida por José Antonio Molina.

Por Amor, la más trascendente y ya inmortalizada canción popular dominicana   fue interpretada anoche como nunca antes en el Teatro Nacional ante su autor, el maestro Rafael Solano.

El marco musical, con un arreglo original del maestro José Antonio Molina, estuvo a cargo de una Orquesta Sinfónica Nacional que evidenció cuan grande puede ser un país cuando el arte es el sinónimo de vida, los coros Nacional y del Poder Judicial (selección de voces), la soprano Paola González, uno de los puntos más altos de la generación quisqueyana nueva en el cantó  lírico nacional y el intérprete  estelar de la pieza, Niní Cáffafo, todo hecho ante el compositor, un puertoplateño responsable de buena parte de las mejores canciones criollas de todos los tiempos.

Ninì Cáffaro y Paola González interpretan Por Amor anoche en el Teatro Nacional con la Orquesta Sinfónica dirigida por José Antonio Molina.Era como para morirse en la gloria. Sin dudar que el número más esperado de toda la noche.El maestro Rafael Solano, ubicado en el balcón izquierdo,  justo en la silla que tradicionalmente ocupa Cáffaro, desde la cual se levantó y saludó al final de la canción, ovacionado por un público enloquecido.

El maestro  Rafael Solano agradece la ovación que le tributó el público
El maestro Rafael Solano agradece la ovación que le tributó el público

El último concierto de la OSN inició con la intensidad y nostalgia evocadas por la Sinfonía · 2 en Do menor, Resurrección, de Gustavo Maller, en cuya interpretación la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta de su director titular José Antonio Molina, lució una calidad interpretativa de una profesionalidad que impactó el ánimo y la sensibilidad  del público.

El último concierto de la temporada de 2013 de la Orquesta Sinfónica Nacional fue expresión de un balance perfecto entre tres factores: la perennidad de la música clásica, con una Sinfonía · 2 de Gustav Maller  (Resurrección) que dejó claro la validez de nuestra principal orquesta de arte noble; la fuerza del arte popular dominicano  y universal, con la interpretación de piezas como Vengo,  Granada y Por Amor y el acento de la natividad levantado por  el Aguinaldo Navideño,  Blanca Navidad, Adestes Fideles, Noche de Paz y el Aleluyah de Handel.

El concierto incluyó la interpretación de la flautista  Alaima Gonzàlez y el  obotista  Dejàn Kulenovic, extraordinarios en la sucesión de diálogos rápidos de sus instrumentos. Fueron un deleite y un homenaje al virtuosismo de los instrumentos sinfónicos de viento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *