Paterson «La Ciudad de Seda»

PatersonAutor: Rolando Robles, comunicador dominicano, editor de El Rumbo de Nueva York

Este es un momento de grandes cambios para el mundo entero, incluido Estados Unidos, una nación que fue fundada por gente muy previsora, que interpretaron en el siglo XVIII, lo que pudiera suceder doscientos años después. Se puede apreciar este concepto en la construcción pública; todo esta hecho «para después», para el porvenir.

El día inaugural del puente George Washington, 55,000 vehículos de motor lo cruzaron, aunque la media diaria durante ese primer año no pasó de 15,000 autos por día. Hoy día, más de 300,000 vehiculos atraviesan el GWB diariamente; sólo hubo que hacer los cambios que estaban previstos y el Puente funciona, 82 años después. El subway, que costaba inicialmente 5 centavos, fue cencebido para transportar millones de personas cien años después; funciona con la estructura inicial.

Paterson, que es considerada como «La cuna de la revolución industrial en América» es una ciudad típica Americana, que no resistió el paso del tiempo, con los cambios que ello implicaba; pero fue diseñada para actualizarse, cuando fuere necesario. Al momento de escribir estas lineas, «la ciudad de seda» dista mucho de volver a ser la meca de la industria textil que una vez fue y la razón, todos sabemos que es la existencia de China, ese monstruo que el capitalismo dejó crecer y que amenaza con engullir a todos, por la avaricia de los ricos de producir por centavos y no pagar prestación alguna a los trabajadores.

Paterson, que es considerada como «La cuna de la revolución industrial en América» es una ciudad típica Americana, que no resistió el paso del tiempo, con los cambios que ello implicaba

Sin embargo, la pionera y abandonada Paterson, puede volver a adquirir su brillo de otrora; porque Paterson como todas las estructuras de este país fue diseñada para readaptarse a las nueva condiciones. El espiritu de la sobre vivencia, de la transformación, del reagrupamiento, ronda en cada una de las calles de esta ciudad emprendedora, pionera, meca de la producción masiva.

Ese fantasma progresista, que habita en Paterson, no está ya en sus viejas construcciones comerciales, ni sus desvencijados hangars, que otrora albergaron a millares de operarios de la industria de la costura sino, en la mente de cada uno de sus habitantes; la esencia de esa época de esplendor y derroche aún revolotea en las cabezas de los patersonians, que se niegan a permanecer – como espectadores de cine – en las afueras del celuloide.

La gente de Paterson sabe que no puede repetir ese pasado de grandeza ida, pero también sabe que si se organizan, si se alinean detrás de un gran capitan, tiene oportunidad de resurgir como ave fénix, de sus propias cenizas.

El asunto es encontrar quién puede ser ese conductor especial que devuelva a Paterson, no la gran época y pasada sino, la determinación de romper ese rodar colinas abajo que lleva lustros ininterrumpidos. Ese maquinista sin par, tiene que ser una hechura de Paterson. Tiene que haber crecido, estudiado, vivido en la Ciudad de Seda. Más que un profeta – que no lo ha ser en su tierra – debe ser un redentor, un guerrero de la vergüenza, un animal de galaxia, un ente político manifiesto.

Yo, que solo siento respeto y agradecimiento por la Primada industrial de New Jersey, me permito sugerir a su gente, que busque en el cofre de los hechos, que hurgue en lo más profundo de sus propias entrañas, e identifique esa persona que tiene ese gran compromiso con Paterson.

Esa reserva moral existe y ha estado actuando de manera pública e ininterrumpida durante las últimas tres décadas. Le ha servido a Paterson desde su juventud, con esmero y constancia, desde estamentos donde deben primar la sensibilidad ética y la honestidad, los elementos básicos de la justicia.

Debemos precisar que el dirigente que hoy procuramos para relanzar esta histórica ciudad, en forma alguna puede ser un líder de trayectoria ordinaria y tradicional. Se necesita álguien que inyecte y proyecte una nueva dinámica de lucha, acorde con las necesidades y características tan particulares que hoy tiene Paterson.

El Paterson de hoy presenta una sin ingual diversidad étnica, pluralidad social y presencia conjunta de los más diversos origenes y culturas. Por eso, la persona seleccionada debe tener la habilidad probada de interactuar con los diferentes grupos que inciden y al mismo tiempo ser parte de ellos.

Se trata de refundar a Paterson, emulando al viejo Bill en los años finales del siglo XVIII. Se trata de retomar su bandera, con la gallardía que impone el tiempo y honrar su memoria, como el lo merece. Para eso esta María Teresa Feliciano.

___________________

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *