Policía municipal puertorriqueño mata dominicano

disparosPor Germán Domínguez

San Juan, Puerto Rico.- Un capitán de la Policía Municipal de San Juan, Puerto Rico, mató a tiros durante el fin de semana a un dominicano que alegadamente en horas de la madrugada atacaba a batazos el edificio de una iglesia ubicada en el Barrio Obrero, provocando su muerte una fuerte controversia en el país debido a que el cuerpo fue hallado esposado.

Las autoridades identificaron al dominicano como Agustín Javier Peguero, quien recibió un balazo en el pecho que le provoco la muerte en el acto. El disparo se lo hizo el capitán de la Policía Municipal de San Juan, Ismael Rivera en horas de la madrugada del pasado viernes.

Según informes, Peguero llegó esa madrugada hasta una residencia que tiene escrito en una de sus paredes que es una iglesia para reclamar a un alegado pastor que allí reside un dinero que le adeudaba a su madre.

En ese sentido se alego que el supuesto pastor, quien no fue identificado por las autoridades, acostumbra tramitar empleos a personas dominicanas y luego supuestamente no cumple con el pago a las personas que subcontrata.

Se dijo que Peguero golpeo con un bate varias ventanas de la supuesta iglesia para que el pastor saliera a la calle para l entonces cobrarle la deuda que tenía con su madre.

Sin confirmación se dijo que supuestamente el dominicano fue quien requirió la presencia de la Policía frente a la iglesia pues pensaba denunciar al religioso por incumplimiento de deuda, pero según testigos, cuando llegan al lugar varios agentes, entre ellos el capitán Rivera, el dominicano con bate en mano se dirigió hacia ellos y es cuando recibe el mortal disparo en el área del pecho.

Ayer, familiares y amigos de Peguero pidieron una exhaustiva investigación sobre la muerte del dominicano, asegurando que hay fotos y videos de noticiarios de televisión donde se observa el cuerpo esposado de Peguero.

Voceros de la Policía Municipal dijeron que el hombre fue esposado luego de fallecer, versión que no tiene crédito entre familiares y dirigentes de la comunidad.

También la situación sobre la muerte del hombre se torna más compleja cuando se confirmo que los agentes que estuvieron a cargo de la escena dejaron olvidada una pistola cerca de la iglesia, la cual fue recuperada horas después durante la claridad del día.

Por el momento las autoridades no han aclarado si la pistola era de reglamento de uno de los agentes que intervino en el caso en la madrugada del viernes, o es un arma ilegal.

De inmediato, el presidente del Comité Dominicano Pro Derechos Humanos, José Rodríguez, dijo que la escena sobre la muerte del dominicano es » bien clara: lo que ocurrió fue una violación de los derechos civiles » en la muerte del compatriota.

Por su lado, María Esther Peguero, hermana de la víctima, cuestionó por que el capitán de la Policía no disparo a una de las extremidades a su hermano de modo que lo detuvieran sin matarlo, mientras su madre , Ana Peguero, exigió justicia para su hijo que, según dijo, se dedicaba a trabajar y a jugar softball con el equipo Los Atléticos, de San Juan.

Precision.com.do

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *