El Consejo de Seguridad de la ONU incapaz ante el conflicto Sirio

El autor: Dr. Misael Pérez Montero es Periodista, Politólogo, Dirigente Barrial, Presidente del P.L.D; Vitoria-Gasteiz, País Vasco-España.
El autor: Dr. Misael Pérez Montero es
Periodista, Politólogo, Dirigente Barrial,
Presidente del P.L.D; Vitoria-Gasteiz, País Vasco-España.

País Vasco-España. Siempre he creído que las cicatrices dejadas por las guerras civiles o guerras entre hermanos, como suelo llamarlas, no las cura el tiempo debido al fraccionamiento ideológico que estas producen en la idiosincrasia de un pueblo ó país. Sin duda que los resultados o pérdidas para la población civil pueden considerarse de irremediables e irreparables en términos de vidas humanas y bienes materiales.

Siria un país históricamente invadido y saqueado por otras  naciones hoy le toca vivir la amarga experiencia debido a su revuelta civil  fruto de la “Primavera Árabe” que dio inicio en el norte de África “Túnez-Egipto-Libia” y se ha extendido hasta oriente medio.

Este conflicto bélico entre hermanos se origino el día 26 /de enero /2011 y a fecha de hoy todavía no se vislumbra una solución al conflicto debido al poco interés mostrado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) que a través de su consejo de seguridad puede emitir una resolución que conlleve a la solución pacifica en esta masacre humana.

Este hecho que empezó como un simple movimiento popular en demanda de reivindicaciones como es la dignidad humana y la exigencia de un sistema democrático le ha costado la vida a más de noventa mil (90,000) Sirios, de una población estimada en diecinueve millones setecientos cuarenta y siete mil quinientos ochenta y seis (19, 747, 586) según su último censo, y más de un millón (1, 000,000) de desplazados a los países vecinos, donde setecientos sesenta y ocho mil son niños menores de once (11) años.

En estos días, mientras el mundo fijaba sus ojos en los acontecimientos Egipcios, el ejército Sirio, por mandato de su presidente Bashar al-Asad, aprovechó la distracción y bombardeo la población civil con armas químicas “Gas” costándole la vida a unas mil trescientas personas, incluyendo niños, sin que la comunidad internacional pueda hacer algo al respecto para evitarlo. Este hecho debió ser considerado y dado a conocer al mundo, a través de la ONU, como crimen a la humanidad pero desgraciadamente no ha sido así.

Ante tal escándalo internacional “bombardear una población civil con armas química” al Consejo de Seguridad de la ONU no le quedo más remedio que convocar a una reunión de emergencia el día 21/agosto/2013, a las 8:00 P.M, que al fin y al cabo no sirvió para nada debido a la contraposición de intereses económicos que Rusia y China manifiestan ante los demás miembros permanentes. Por tanto esta reunión solo sirvió para demostrarle a la comunidad internacional que no existe la real intención de ayudar en asuntos humanitarios a Siria.

¿Por qué del no entendimiento entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad a la hora de tomar decisiones “China-Rusia contra Estados Unidos-Inglaterra-Francia? ¡Sencillamente por razones económicas reflejadas en posiciones políticas!

Esto se debe a que Rusia y china venden arma a muchos países de oriente medio y los compradores reciben a cambio como especie de un protectorado  político de estas dos grandes potencias y Siria no es la epcesion. Así que sería bueno recordarle, amigo lector, el acuerdo de cooperación y amistad entre Rusia y Siria firmados el día ocho (8) /de octubre/ 1980, donde Rusia, a través de este acuerdo, suple de un setenta y ocho (78 %) por ciento a la armada Siria. En el 2008 hubo un contrato de compra y venta por valor de cuatro mil millones de dólares.

Mientras el ejército Sirio sigue bombardeando a niños, mujeres y ancianos de una forma discriminada la opinión pública internacional espera que se inicie una rápida investigación de los hechos a fin de esclarecer y determinar si tales acusaciones son reales y de ser ciertas por lo menos que la ONU envié un contingente militar para proteger a la población civil.

A continuación les recuerdo a Rusia y China, por si lo han olvidado, cual es la función y poderes del que dispone el Consejo de Seguridad según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su deber como árbitro en cualquier conflicto armado en la comunidad internacional:

“Este órgano es el responsable del mantenimiento de la paz y la seguridad. Conforme a la carta de las Naciones Unidas los Estados miembros están obligados a aceptar y cumplir las decisiones del Consejo, mientras que los otros órganos solo pueden hacer recomendaciones.

Primero: Mantener la paz y la seguridad internacional de conformidad con los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Segundo: Investigar toda controversia o situación que pueda crear ficción internacional.

Tercero: Recomendar métodos de ajustes de tales controversias o condiciones de arreglos.

Cuarto: Elaborar planes para el establecimiento de un sistema que reglamente os armamentos.

Quinto: Determinar si existe una amenaza de paz o un acto de agresión y recomendar que medida se deben adoptar.

Sesto: Instar a los miembros a que apliquen sanciones económicas y otras medidas que no entrañen el uso de la fuerza, con el fin de impedir o detener una agresión.

Séptimo: Emprender acción militar contra un agresor.

Octavo: Recomendar el ingreso de nuevos miembros.

Noveno: Ejercer las funciones de administración fiduciaria de las Naciones Unidas en zonas estratégicas.

Decimo: Recomendar a la asamblea general la designación del secretario general y junto con la asamblea, elegir a los magistrados de la corte internacional de justicia”.

Por tanto me despido diciendo: “La paradoja del pueblo Sirio es que su presidente, Bashar al-Asad líder de la opresión, es de profesión medico-oftalmólogo pero no ha sido capaz de curarse la vista para ver las vicisitudes y las penurias que el mismo ha causado a su pueblo”.

Dr. Misael Pérez Montero.

misaelperezmontero@gmail.com

Periodista, Politólogo, Dirigente Barrial y Presidente del P.L.D en País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *