Sargento dominicana NYPD con cáncer cerebral en campaña para operación urgente

La sargento dominicana del NYPD, Angy Peña que padece un cáncer cerebral está en campaña recaudatoria para pagar una operación urgente que el seguro no le cubre
La sargento dominicana del NYPD, Angy Peña que padece un cáncer cerebral está en campaña recaudatoria para pagar una operación urgente que el seguro no le cubre

NUEVA YORK._ Angy Peña, una sargento dominicana del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) de 30 años de edad y quien sufre un cáncer en el cerebro, ha abierto una campaña para recaudar fondos y pagar una operación urgente.

La oficial tiene nueve años en la fuerza policial en la que se enroló cuando tenía 21. El tumor le fue descubierto cuando fue al médico quejándose de fuertes dolores de cabeza y desmayos, aunque creyó que no se trataba de un problema grave.

Fue sometida a una resonancia magnética y cuando regresó por el resultado, recibió la infausta noticia de que se le había descubierto el cáncer.

Peña, asignada al cuartel 48 en El Bronx, tiene un tumor cerebral masivo maligno conocido como astrocitoma anaplástico.

Dos días después se le hizo una operación que eliminó en un 95% los pólipos en la masa cerebral, pero los médicos le dijeron que debían de extraerle el restante 5%, porque podría sufrir un daño cerebral permanente.

La operación la dejó sin capacidad de hablar y redujo sus habilidades motoras en su lado derecho.

Desde entonces la oficial está en terapia de lenguaje, terapia física y sometida a quimioterapia y radiación en busca de eliminar la masa restante.

Desde el mes pasado, comenzó a recuperar el habla.

«Yo podía pensar en todo, pero no podía hablar», dijo la sargento dominicana, cuyos compañeros y la Organización de Policías Dominicanos (NYDO) y otras entidades que enrolan a los policías locales, se están movilizando para reunir $22.000 dólares que necesita y costear los servicios médicos.

«Mi cerebro iba como a un centenar de kilómetros por hora», relató la oficial.

La recaudación se debe a que su seguro no cubre la parte del servicio médico que necesita ahora para terminar el tratamiento.

La sargento Alexandra Sarubbi a quien define como su mejor amiga y otros cinco colegas están convocando a una actividad recaudatoria en su favor para finales de este mes de junio.

Están invitando a los otros miembros de la fuerza para que apoyen a una «hermana azul» en referencia al color del emblemático uniforme de la policía de Nueva York.

Ella dijo que sus amigos le han informado que el respaldo está rindiendo sus frutos. Recordó que desde niña siempre quiso ser policía.

«Pensé que ser policía, era la cosa más emocionante que podía hacer», dijo la sargento Peña. «No quería tener un trabajo dentro del cual tuviera que despertar e ir a una oficina todos los días y estar allí sentada».

Está en licencia por enfermedad en lugar de renunciar y pedir su retiro o convertirse en deshabilitada. «No sé qué haría si dejo de ser policía.»

En su más reciente visita al médico, salió desanimada y dijo que debido a la enfermedad no cree que en corto plazo podrá reintegrarse a su labor como policía.

Sigue estando en licencia médica indefinida, mientras recibe las terapias física y del habla, con la esperanza de recuperarse muy pronto y volver a las calles, donde ella siente que pertenece.

Autor: Miguel Cruz Tejada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *