¿Oveja mansa?

Carmen Yulín, alcaldesa San Juan
Carmen Yulín, alcaldesa San Juan

POR: EDUARDO E. RODRÍGUEZ
MIEMBRO-COMUNICADOR DE LA O.C.P.I. DE PUERTO RICO

Los comunistas, después de la caída del Muro de Berlín, han comenzado la estrategia engañosa de usar el título de socialista, para esconder una agenda, lo hizo el fenecido Presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, promoviendo poco a poco y restableciendo un sistema que ha probado ser letal para cualquier sociedad. Un ideal que sólo ha permitido a sus líderes saquear y destruir la economía del país.

Se presentan como la solución espiritual de los males que nos aquejan. Aveces, como en el caso de las féminas, usan sus dones atractivas para sedar las masas, para luego imponer su voluntad perversa sobre una población esperanzada.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, vistiéndose de oveja mansa, ha comenzado a trazar ese mismo trayecto que usaron figuras, por ejemplo: Pol Pot, Mao Se Tung, Kim Jong Sung, José Stalin, Fidel Castro, Hugo Chávez, Daniel Ortega y el más reciente Nicolas Maduro.

Rehusa Yulín describirse como comunista, ya que la palabra inspira terror y destrucción, por eso obvian el título y ahora usan la palabra socialista. Epíteto que suele, en muy pocos casos, ser una transición de poder por medio de libre elecciones; como la que ocurrió en Brazil ó España, casos milagrosos donde se respetó la voluntad mayoritaria.

Ninguna sociedad está exento del engaño político; sólo la orientación, educación y el escrutinio minucioso de un candidato a las elecciones presidenciales, podrá desenmascarar la verdad, para que ningún pueblo pueda ser presa de una tiranía.

Llegó Carmen Yulín presentando la misma estratagema de los comunistas, hay que tener mucho cuidado con sus intenciones y agendas, ya que ha comenzado desplegando una vía de la que todos conocemos.

Conste que ya ha violentado las condiciones de su juramentación, donde juró defender la constitución y nuestras relaciones con los Estados Unidos. Por tal razón le aplica procesarla jurídicamente y removerla de su puesto.

Ella ha faltado a nuestra confianza, demostrando un desafío y prepotencia, que lo único que demuestra, por el momento, es un desprecio por nuestro sistema de vida como la conocemos. Modo de vida que nos ha permitido desarrollarnos y poder aspirar a un futuro mejor. Aspiraciones que jamás se podrá lograr bajo el sistema comunista.

Desgraciadamente el Partido Popular se ha prestado para darle cabida a todo aquél que se ha pronunciado en contra de los postulados de su mismo bando. Incluso pidiendo la remoción de todas las agencias federales, sin importar las ramificaciones de tales decisiones nefastas para nuestra querida isla.

Lo trieste del caso es que aparenta verse una creciente admiración, por lo que aparenta ser una solución, que no es nada menos que un fatal arrobo por líderes que esconden una agenda mortal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *