Momentos que hablan

Por: Dominga Valdez

Siempre tengo que escribir de lo mismo, muchas personas a cada instante me expresan “Te quiero” mucho», una frase que suena encantadora al oído, pero del dicho al trecho existe una gran diferencia.

Anoche, mientras estaba en el pasillo de un hospital, pude aprender tantas cosas, porque pensamos

¡! Nos laDominga Valdez, periodista sabemos todas!

En ese  pasillo, se comentaron tantas historias, verdades y fantasías, de corazones desesperado, por la espera, de que su familiar, saliera de la sala de operaciones, contando el gran amor que sienten, por la personas, expuesta a la muerte, porque cuando uno somete a una cirugía, los resultados de una anestesia, pueden suceder impredecibles.

Hubo un hombre hablando, en espera de su esposa en sala, expresando que ese instante, era agobiante, midiendo  con eso el grado de amor que profesaba a su amada, tal vez, no le dijo nunca el gran amor, para con ella, pero daba hasta la vida, porque su mujer saliera invicta de ese proceso, comentaba, que se porta mal de vez en cuando, pero notaba sinceridad en sus palabras, ya he aprendido eso, con los gestos, las miradas a descifrar las mentiras.

Muchas, muchas gentes, hablan a diario, de la solidaridad, aprecio, de la amistad, anoche pude medir, entre horas desesperantes, el grado de amor, que, se puede tener hacia un ser humano.

hospital_medicosAnoche escuché tantos suspiros desesperados, tantas muestras de amor, sin expresar, tantas palabras, que nunca se dijeron, tantos gestos, tantas muestras de solidaridad.

Anoche, pude ver, tantos rostros desencajados, en las afueras de esa sala de operaciones, donde ese frío congelaba hasta la memoria, pero estábamos hay con hambre, con sueños cansado esperando una respuesta, de alguien que saliera de “Recovery” trayendo nuevas nuevas, del operado u operada, manifestando algo tan simple, como “Todo salió bien”.

Anoche pude apreciar, en esas gentes descocidas por mí, y donde nos convertimos en amigos, unidos por la agonía de la espera, entre risas, anécdotas y cuentos.

Anoche simplemente, salió todo en amor, que una puede sentir por persona alguna, porque nunca es tarde, para expresar, aquellas palabras que guardamos y que debemos decir, todos los días, no sólo en momentos buenos, sino también en los malos,  críticos y difíciles de los seres humanos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *