“A Dios rogando y con el mazo dando”

 Una de las ventajas que tiene esta carrera que me enorgullece ejercer, es que a pesar de todo, una no pierde la capacidad de asombro, cuando piensas que ya lo has visto, escrito, y /o escuchado todo.

Ruth de los Santos, periodista
Ruth de los Santos, periodista

Por Ruth de los Santos

Es un dicho muy popular que aplica perfectamente para el caso que nos ocupa.

En las últimas semanas he sido testigo, como la mayoría de ustedes, de la discusión que por cinco spots publicitarios mantiene la Iglesia Católica con Profamilia, que de los medios de comunicación, pasó a los tribunales de la República  Dominicana.

El alegato de la “madre Iglesia” para rechazar los mensajes publicitario de Profamilia que según esta institución busca educar a las mujeres sobre sus derechos, sin importar la edad, es la supuesta inducción de estos a la práctica del aborto y la depravación sexual.

Esta-es-la-campaña-de-Profamilia-a-favor-de-la-salud-sexual-y-los-derechos-reproductivos-que-la-Iglesia-católica-quiere-prohibir-3Argumento que ha sido rechazado de plano por Profamilia institución sin fines de lucro presentes en el país por más de 47 años, décadas de trabajo y esfuerzo en el que la educación ha sido la constante que ha hecho la diferencia en miles de familias dominicanas de bajos recursos económicos.

La iglesia católica, en su afán por supuestamente sentar un precedente, interpuso un recurso de amparo que persigue que Profamilia  retire de los medios su campaña publicitaria denominada “Tus derechos sexuales y derechos reproductivos: son Derechos Humanos ¡Conoce, actúa y exige!”.

Para “la madre iglesia” esta publicidad educativa viola los siguientes derechos fundamentales: a) El derecho a la vida al promover el aborto; b) el derecho a la dignidad de los niños al utilizar sus imágenes en los anuncios; c)el derecho de los padres a ejercer la autoridad parental; y d) el derecho a la no injerencia en el hogar, entre otras.

Sé que al hacer este análisis muchos me acusaran de “vendida” y de antemano quiero aclarar que no trabajo ni he trabajado nunca para Profamilia, pero de lo que si he sido testigo es de cómo la republica dominicana se ha convertido en uno de los países de América Latina con la mayor tasa de embarazos en adolescentes. Dos de cada 10 adolescentes dominicas están o han estado embarazadas, esta cifra es realmente alarmante, pero eso no es todo, el 19% de esas adolescentes embarazadas mueren antes, durante o inmediatamente después del parto.

Y todavía hay mas, el 45% de esas adolescentes que han salido embarazadas tienen un bajísimo nivel educativo, la mayoría no ha llegado al segundo año de la secundaria y de ellas menos de un 1% llega a terminar una carrera técnica y en un caso muy remoto y con mucha ayuda,  podrían llegar a concluir un curso universitario, según estas estadísticas que son parte de un estudio realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).

No se usted, pero al menos a mí estas cifras me avergüenzan. Ahora bien, yo me pregunto, donde ha estado la “madre Iglesia católica” para ayudar a prevenir estas tragedias?.  Si, tragedias, porque cada adolescente que ha desertado de la escuela, está embarazada y en sima de todo muchas de ellas terminan perdiendo la vida, es una verdadera tragedia, no solo para esa familia, sino para toda la sociedad, que se dice civilizada.

Una de las ventajas que tiene esta carrera que me enorgullece ejercer, es que a pesar de todo, una no pierde la capacidad de asombro, cuando piensas que ya lo has visto, escrito, y /o escuchado todo, se despacha alguna persona o institución con cantinfladas como éstas. La iglesia católica demanda a una institución no-gubernamental por “educar demasiado” quién lo diría?

No es que esté en contra de la iglesia católica, para nada, lo que estoy es a favor de la vida, la educación y la planificación familiar y sobre todo estoy a favor de esas millones de niñas que por no estar informadas tienen que cargar con un embarazo no deseado, que en la mayoría de los casos les va a destruir la vida, cuando no termine perdiéndola de manera definitiva.

Pienso además que la “madre Iglesia” tiene muchos asuntos en los que debería estar invirtiendo su preciado tiempo. Por ejemplo deberían de estar usando esos recursos que están malgastando tratando de no informar ni educar a la población, en sanear sus filas para que terminen de una vez y por todas de sacar la cantidad de de pedófilos que aun se esconden bajo una sotana que terminan engrosando las cifras de embarazos en niñas y adolescentes.

Lamentablemente estoy hablando con bastante conocimiento de causa de este tipo de situaciones, pues he tenido que ser testigo mudo de muchos casos de sacerdotes y otros religiosos dañando niñas y niños y al parecer eso no es importante para nuestra “santa madre iglesia católica”.

Nunca he estado ni estaré a favor del aborto, pero si siempre voy a estar del lado de la niña que sin quererlo ni desearlo se convierte en mujer una palabra que de por si le queda súper grande, pero que a fuerzas tienen que adaptarse.

“La madre iglesia” sin dudas necesita acercarse más a sus fieles o de lo contrario seguirá siendo desplazada, no me cabe la menor duda de que esas adolescentes les agradecerán que se metan mas con sus párrocos y menos con sus ovarios. Que Dios nos ampare, si el amparo progresa.

*La autora es periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *