Del hallazgo inevitable en materia penal

Reynaldo Hernández Rosa
Reynaldo Hernández Rosa

La incorporación de la cultura jurídica procesal penal de Latinoamérica a nuestro marco legal, no obstante, la critica de añosos y desfasados juristas, sin duda, rompieron con una casta fétida dentro del axial de la justicia, insertando una nueva modalidad, donde las garantías del común de los ciudadanos están por encima de arbitrariedades de gentuza que se creían con el poder omnímodo.

Hoy, muchos alegan que el Código Procesal Penal, CPP, necesitaba para su instauración de una sociedad más alfabetizada, más educada, que se empoderara mas. Esto, podría ser cierto, empero, seguirían siendo los pobres de formación, de apellido, de riqueza material, los que continuarían perjudicados con un sistema de justicia penal avieso, ajeno a los que hoy conocemos como derechos fundamentales de las personas.

Ahora bien, no todo es color celeste, dentro de los actores para que este proceso tenga éxito, sin duda, una tara lo ha sido el pobre desempeño del Ministerio Publico, el cual, pese a tener un ente monopólico para las investigaciones punibles, consagrado por nuestro marco supremo legal : La Constitución y leyes adjetivas, viene observando acciones ignaras en la materia que le corresponde, dejándose dirigir como marionetas, de organismos auxiliares como es el caso de la Policía Nacional y otras entidades de seguridad del Estado.

Este introito viene a colación, luego que observara de manera fortuita un allanamiento realizado por miembros de la DNCD, donde en busca de sustancias controladas, hubo lo que en materia penal se denomina el hallazgo inevitable.

El hallazgo inevitable o hallazgo casual es una figura dentro del marco procesal penal, en el cual en un allanamiento autorizado judicialmente, se encuentran objetos ajenos a la experticia, empero, que incriminan o son pasibles de infracciones, dado que son evidencias de otros delitos para lo que fue hecho la pesquisa del lugar.

El magistrado Ignacio P. Camacho Hidalgo, Juez de la Suprema Corte de Justicia, en su libro Derecho Procesal Penal Anotado, de manera atinada afirma que ¨¨el hallazgo inevitable es el resultado de haber encontrado en un lugar que se pesquisan objetos distintos a los que se pretende hallar, pero constituyen por si solos una infracción¨¨.

Otra opción judicial, es hacer una extensión del acta de allanamiento, informando al juez de la Instrucción lo hallado, iniciando el ministerio publico las investigaciones inmediatas sobre el hallazgo inevitable.

Igualmente, precedentes jurisprudenciales aseguran que cuando se encontraran objetos ajenos a lo buscado en un allanamiento, el Procurador Fiscal de la jurisdicción debe informar inmediatamente al Juez de la Instrucción del hallazgo, solicitándole una nueva autorización para realizar la experticia ante los nuevos hechos, lo que tendría validez para incorporarlo como evidencias en el proceso de la investigación.

En tanto, Guillermo Moreno García, jurista y tratadista del Código Procesal Penal, CPP, asegura que los miembros de la Policía y el ministerio publico no pueden proceder al secuestro de objetos o documentos que no estén relacionados con el hecho punible en investigación, sin la autorización de un juez,

Ahora bien, es por ignorancia, en ocasiones, que las partes no exigen de los funcionarios del Ministerio Publico copias de lo hallado, razón para que muchos auxiliares caigan en corruptela oficiosa, sustrayendo objetos de valor encontrado en la vivienda allanada.

Estas acciones, aviesas, cuando no se solicita al juez de la Instrucción nueva autorización por objetos nuevos que incriminan al imputado allanado, se presta a lo que hoy revelan auditorias de la Cámara de Cuentas, donde sus principales funcionarios son pasibles de sometimientos por vender objetos de bienes confiscados, decomisados en allanamientos, en su mayoría por violación a la ley 50-88, donde las indagaciones señalan que en la Oficina de Bienes Incautados y Decomisados existe un desfalco de más 28 millones de pesos.

Reynaldo Hernández Rosa

San Francisco de Macorís..-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *