Fundación de EEUU denuncia corrupción, sobornos y obstáculos en aduanas de RD

El presidente de la Fundación Amigos de Niños Libres de Plomo, Stephen Null denuncia corrupción y sobornos en las aduanas dominicanas. A la derecha, la factura de la DGA y parte del operativo realizado en Santiago.
El presidente de la Fundación Amigos de Niños Libres de Plomo, Stephen Null denuncia corrupción y sobornos en las aduanas dominicanas. A la derecha, la factura de la DGA y parte del operativo realizado en Santiago.

NUEVA YORK._ La Fundación Friend of Lead Free Children (Amigos de los Niños Libres de Plomo) con sede en Estados Unidos, denunció que en las aduanas de la República Dominicana prevalece un sistema de corrupción, sobornos y obstáculos contra instituciones benéficas, que como esa entidad, sólo llevan ayuda humanitaria y beneficios a miles de pobres. La denuncia la hizo ayer en entrevista exclusiva con este reportero, el activista estadounidense Stephen Null (Steve) quien dirige la organización en Nueva York.

Relató que desde el año 1993, la fundación ha estado montando operativos en el país caribeño que en este momento abarcan las 32 provincias en los que se operan niños y adultos con diferentes dolencias, además de las medicinas y equipos que se donan a hospitales en todo el país.

Null sostuvo que a comienzos de este mes de marzo, viajó con un grupo de 70 médicos a la República Dominicana para realizar donativos y jornadas de asistencia médica gratuita para cientos de personas en la región Norte, principalmente en los hospitales José María Cabral y Báez (Santiago), Toribio Bencosme (Moca), Lilian Fernández (Navarrete) y Ramón Arnulfo López en Bonao.

Relató que la fundación envió una carta al colector de aduanas en Puerto Plata fechada el 14 de febrero del 2013 en la que se le explica el envío de un furgón fichado SMLU 783429 7, SN: 959725 y cuyo donativo era destinado al Club Deportivo y Cultura Gregorio Luperón de ese municipio.

El presidente de la fundación aclaró a aduanas en la misiva que todos los artículos y equipos son usados y entre los cuales estaban 8 sillas de madera, 13 sillas regulares, 1 mesa para exámenes médicos, 3 mesas de hospital, además de los artículos nuevos que consisten en 230 cajas de multi vitaminascon 7,500 unidades por cada caja y que fueron acompañadas por el certificado del laboratorio fabricante que testimonió que las pastillas fueron fabricadas en febrero del 2013 y expiran en esa misma fecha del 2016.

La fundación también envió varias bolsas y cajas de equipos usados para bomberos, tres computadoras que fueron donadas a los bomberos de La Vega y una caja de uniformes para la Escuela de Arte y Danzas de La Vega.

Además se enviaron corrales y andadores para niños, muletas

El valor total de esas mercancías es de $350.655.03 pesos dominicanos acorde con el cálculo de aduanas y ese tipo de donativos, la entidad lo viene haciendo desde el año 2002.

Null contó que se adelantó al equipo médico y llegó a Puerto Plata tres días antes para encargarse de los trámites aduanales, pero en esa dependencia no sólo retrasaron la entrega de los donativos, reteniendo el furgón en perjuicio de los más necesitados, sino que le exigieron sobornos, aunque a pesar de que tuvo que repartir $600 dólares entre funcionarios y buscones, la situación nunca se resolvió.

«En el sistema de aduanas de la República Dominicana, hay una pared que está obstaculizando las contribuciones de todas las organizaciones, porque lo que muchas de estas entidades ya comienzan a rehusar donar sus artículos para los pobres de ese país», añade Null.

«El gobierno dominicano en vez de trabajar en unión con nosotros, lo que hace es que mantiene esa pared para limitar y poner escollos a los donativos», sostuvo el activista.

«En este caso, se le demostró en las aduanas de Puerto Plata a nuestra fundación que de la única manera que esas ayudas pueden llegar a los pobres es si hay dinero por sobornos o con influencia política», se quejó Null.

Narra que cuando se presentó a aduanas a recoger el furgón, los funcionarios le pusieron todo tipo de obstáculos y presión, diciéndole sin ninguna justificación, que no podían entregarle los donativos.

Recurrieron al alcalde de Santiago, Gilberto Serulle, quien envió una carta al doctor Wady Musa, encargado del Ministerio de Salud Pública en Puerto Plata en la que pedía ayudar a la fundación, agilizando la entrega, pero el galeno y funcionario también puso escollos.

Null señaló que en una reunión con Musa y los encargados de la colecturía aduanal, el médico le dijo que primero se debían revisar las pastillas y equipos médicos y que para ello, había que enviarlas a Santo Domingo y tomarían entre 3 a 5 días.

Null respondió que estaba de acuerdo, pero con la condición de que en lo que se examinaban las pastillas, se le entregara el resto del cargamento a lo que también se opusieron aduanas y Musa.

Ante la presión, el doctor Musa decidió firmar una carta fechada el 6 de marzo del 2013, en la que dice que no tenía objeción para que se entregara el donativo al club puertoplateño.

La fundación fue invitada a Santiago por el alcalde Serulle, luego del éxito obtenido en el 2011, cuando realizaron operativos médicos en las provincias del Cibao Central.

Null le explicó a Musa que la fundación había entregado todos los análisis químicos y la respuesta fue «estamos haciendo nuestro trabajo».

Le contestó Musa que ellos no aceptaban nada y Null le preguntó si no confiaba en el alcalde de Santiago que emitido una carta. El activista preguntó qué querían los funcionarios, porque la entidad ha llevado 65 millones de pastillas en los últimos años y ¿qué cree usted que hay en estas pastillas?

La respuesta volvió a ser que «hacemos nuestro trabajo».

Bajo el concepto de «gravamen selectivo» aduanas le cobró a la fundación $50.767.68 pesos dominicanos por impuestos, dinero que pagó Null personalmente en una sucursal del Banco de Reservas con cheques.

«A esos funcionarios que mantienen esta pared, no les importa que las fundaciones y los médicos donen millares de dólares en beneficio de los más pobres. Nos aseguramos de enviar todo tipo de documentos para que aduanas verificara con tiempo suficiente la autenticidad del envío», explicó Null.

Dijo que su denuncia sólo busca mayor transparencia en el gobierno, respeto por las ayudas que se envían a la República Dominicana desde el extranjero.

«El sistema dominicana existe para beneficiar a los corruptos, porque hasta que no ven que hay sobornos, ningún documento es firmado. Todos los funcionarios con los que hablamos se negaron a firmar los papeles. Es increíble la cantidad de gente envuelta en la corrupción que es casi imposible resolver las entregas», denunció el activista norteamericano.

«Pedí que se buscara a alguien que pudiera agilizar el proceso, pero nadie apareció, porque se benefician del sistema corrupto que hay allá y no respetan a las entidades y doctores que van a donar su tiempo a favor de los pobres», expresa Null.

«El último día me dijeron que sólo se necesitaba una firma, pero que ese funcionario estaba en Santo Domingo y tenía que volver cuando llegaran los doctores, pedí que los papeles fueran firmados por cualquier funcionario aduanal, pero tampoco apareció nadie. Pagué $600 dólares sólo para que se acelerara el proceso, pero lo más graves es el cobro de los impuestos a equipos donados a hospitales», manifestó el activista.

«También nos dijeron que no les importaba que los equipos fueran donados a los hospitales», refirió Null.

La factura de la Dirección General de Aduanas (DGA) tiene el número 201303-0041 con fecha 5 de marzo del 2013 y fue procesada a las 8:30:59.

Se le entregó la factura sin la firma de la cajera Ana Mercedes Rodríguez Jiménez ni del administrador.

Null mostró documentos en los que prueba que pagó los impuestos con el cheque #2132580 por $46.663.02 y el cheque #20303684 por la cantidad de $4.104.66 para el total de $50.767.68.

Autor: Miguel Cruz Tejada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *