Demandan en US$25MM a la policía de NY por muerte de bodeguero dominicano

NUEVA YORK._ El bodeguero dominicano Reynaldo Cuevas asesinado por un policía en El Bronx en medio de un atraco.
NUEVA YORK._ El bodeguero dominicano Reynaldo Cuevas asesinado por un policía en El Bronx en medio de un atraco.

NUEVA YORK._ La madre y otros familiares del bodeguero dominicano Reynaldo Cuevas, asesinado de un balazo por el agente Ramysh Bangali de origen pakistaní, están demandando al Departamento de Policía (NYPD) y la ciudad por $25 millones de dólares, apoyándose en evidencias registradas en la cámara de seguridad y testigos que revelan cómo el oficial mató al inmigrante criollo de 20 años de edad. El incidente se produjo cuando tres atracadores que fueron arrestados, dos de ellos dominicanos (Orlando Ramos, Ernesto Delgado y Christopher Dorsey) asaltaron la bodega «Aneurys Deli Grocery» en la avenida Franklin de El Bronx el 7 de septiembre del 2012 y en la que trabajaba la víctima.

Al percatarse de la presencia de la policía, los criminales huyeron por una puerta trasera, pero Cuevas y otro compañero de labores que habían terminado sus turnos a las 2:00 de la madrugada de ese viernes, salieron corriendo por la puerta del frente.

Fue entonces, cuando según el argumento del NYPD, el agente Bangali, confundió al dominicano con uno de los atracadores, lo interceptó, lo tumbó al piso y allí, le disparó en el torso.

Cuevas y su compañero de trabajo intentaban huir de los ladrones. En las imágenes de la cámara de seguridad se ve claramente al policía cuando agarra por un brazo al dominicano, lo tira al pavimento y le dispara sin preguntar nada.

El NYPD atribuye a un «error» o «accidente» la decisión del agente.

Luego de que se realizaran varias vigilias, protestas y marchas exigiendo que el oficial se arrestado, acusado y condenado por el crimen, el fiscal del distrito Robert Johnson dijo el viernes en un comunicado que no convocará al Gran Jurado para procesar al policía.

La respuesta fue dada por el abogado de derechos civiles Sanford Rubenstein que representa a la familia Cuevas con la demanda de los $25 millones de dólares.

El NYPD dijo que volverá a analizar los pormenores para determinar si el oficial violó el reglamento sobre el uso del arma en la muerte del bodeguero.

«En una extensa revisión del caso, no encontramos ninguna evidencia que incrimine al policía y por lo tanto, este despacho del fiscal no convocará a un Gran Jurado. Los atracadores presos son los responsables de la muerte del señor Cuevas», dijo el fiscal.

La madre de la víctima dijo sentirse muy mal con la decisión de la fiscalía y exige que el crimen no quede sin castigo.

«La vida de Reynaldo Cuevas le fue arrebatada y su madre reclama justicia», dijo el abogado que lamentó la posición del fiscal de no procesar al agente Bangali y dijo que con ello, las autoridades de justicia envían un mensaje claro a las comunidades minoritarias.

«¿Cuántas vidas más necesitamos perder para que nuestro sistema de justicia sea realmente justo, especialmente cuando jóvenes mueren a manos de un policía», expresó el jurista.

Los tres imputados se declararon no culpables de la muerte de Cuevas al ser instruidos de cargos por asesinato en segundo grado, robo a mano armada, asalto y posesión ilegal de un arma criminal.

La policía  dice que Cuevas iba huyendo de los atracadores, cuando el oficial Bangali lo confundió con uno de los cacos y lo ultimó de un disparo, después de haberlo tirado al pavimento, como revela una imagen en el video de la cámara de seguridad del establecimiento «Anelys Deli Grocery» situado en la avenida Franklin en El Bronx.

Los imputados, acompañaron por sus abogados le respondieron al juez que en ningún momento ninguno de ellos hizo el disparo fatal a Cuevas y por el contrario, salieron huyendo de la bodega al percatarse de que la policía había sido llamada a la escena.

El oficial tenía su arma empuñada y en Comisionado de Policía Raymond Kelly dijo que la muerte del dominicano fue «accidental». Los familiares de Cuevas han estado reclamando justicia contra el policía y reclaman que la imagen en el video es irrefutable porque presenta el hecho con toda claridad.

Los tres detenidos incursionaron en la bodega situada en el 631 de la calle 168 Este en El Bronx. Un primo del bodeguero muerto, José García relató que su pariente, al ver a la policía en los alrededores del establecimiento levantó las manos, pero tropezó con el oficial y cayó al suelo.

En ese momento el policía que lo mató, le fue encima y le disparó sin titubear, acorde con testigos presenciales y la imagen en la cámara de seguridad.

«El arma se disparó accidentalmente por lo que vimos en el video», dijo el comisionado Kelly al respecto.

Los atracadores permanecieron dentro de la bodega por unas tres horas hasta que fueron apresados. Se les confiscó drogas y una pistola.

Autor: Miguel Cruz Tejada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *