LA DIRIGENCIA MEDIA Y LAS BASES

OPINION: No pueden tener razón, quienes, se resisten a dialogar con sus compañeros y prefieren hacerlo con los enemigos y expulsar a sus amigos.

Margarito De LeonTambores de guerra retumban en los entornos del Partido Revolucionario Dominicano, la insensatez ha sustituido a la prudencia, la concertación ha sido engavetada dando paso a  la confrontación, se plantea un escenario preocupante, sombrío y  deprimente para la familia perredeista.

La atomización de la estructura dirigencial, conformada por organismos supernumerarios difíciles de convocar con  “Dirigentes” designados por el dedo índice para construir mayorías mecánica que responda  y legalice acciones acorde a los intereses de quien dirige hacen más difícil y compleja la situación.  Sumamos a esto la  injerencia del gobierno favoreciendo a una de las partes, la irresponsabilidad del Tribunal Superior Electoral, negándose a fallar un recurso de nulidad  bien sustentado por los dirigentes que en legitimo reclamo de sus derechos, aceptan  acudir a una convención nacional  para legitimar su rol dirigencial en nuestro partido.

Compañero,  dirigente medio y de base, residentes en el país y  el exterior diseminados por el mundo, sumidos en un interminable exilio económico.  Tú que sufres en carne propia, el abuso y la indolencia de los últimos gobiernos Peledeista.  Compañero, Tu, que aportas el sudor y la sangre que abona el suelo dominicano en cada jornada de lucha que el partido te reclama.  Fija posición, del lado de la razón y la verdad.

No pueden tener razón, quienes, se resisten a dialogar con sus compañeros y prefieren hacerlo con los enemigos y expulsar a sus amigos, sin importarles que esto provoque una terrible división.  Que ponga en peligro el sistema de partidos en la Republica Dominicana.  No pueden tener razón, los que se negaron por razones personales a luchar como tú, para que nuestro Partido  ganara las elecciones, castrando las posibilidades de instalar a otro perredeista en el Palacio Nacional.  No pueden tener razón, los que se niegan a ir a una convención, para que tú decidas si ellos son merecedores de tu  castigo o de tu perdón.

No te quedes, imparcial, es tiempo de tomar partido, fija posición, este no es un problema de uno contra otro…Este es un problema de unos cuantos contra todos nosotros.

Tu estimador de siempre,

Margarito C. De Leon C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *