Señal de estancamiento, envidia y maldad en reflexión que hace Sucre Vásquez

Pensamiento y palabra edificante

Por Sucre Vásquez

VER  la viga en el ojo propio, en vez de la paja en el ajeno, es una norma clave para que el individuo, y la sociedad, crezcan en sanidad y armonía.

Debe uno, como norma, de día a día, examinar su crecimiento en conocimiento, procedimiento y entablar esa dura lucha con las malas actitudes, que por naturaleza, vienen grabadas por la costumbre o la tendencia natural.

El fundamento del crecimiento es la idea, la constancia y la investigación, que hace posible el avance en la mejor calidad de vida a que se aspira, siempre a partir de la autorcrítica.

Si se mira al semejante con la disposición a exagerar sus pasos en falso, como referente para justificar o minimizar los errores propios, es señal de estancamiento, envidia y maldad.

La palabra edificante, positiva, da crecimiento al que la profesa y levanta una atmósfera de progreso y es el terreno idóneo para la autoestima personal o del grupo social.

Pensar en grande y con optimismo persistente,  genera prosperidad, y buscar, con esfuerzo, nuevos esquemas de trabajo y soluciones que sean un reto para la imaginación debe ser el empeño cotidiano de esta breve existencia.

*El autor es periodista sigue sus comentarios en su blog  http://sucrevasquez.wordpress.com/

También es director del periódico digital http://www.todosantodomingo.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *