Una comunidad dominicana unida, por un hermano, por una causa

 OPINION

Hoy es nuestro hermano Dámaso Guzmán,  mañana puede ser un familiar nuestro, debemos  estar orgullosos ante un gesto tan humano y hermoso, de mi comunidad dominicana en Puerto Rico, la cual felicito, y me quito el sombrero, ante tan magna aptitud de hermandad  y de amor.

Por: Dominga Valdez

En todas las actividades que se han efectuado, pro recaudación de fondos trasplante riñón Dámaso Guzmán, hay personas que no conocían al ex atleta Dámaso Guzmán, pero están allí apoyando la causa y eso es bueno, porque nuestra comunidad sigue unificándose y siendo solidaria cuando un hermano quisqueyano, tiene una situación, no importa la índole.

De corazón que me alegra sobremanera porque sé, de la importancia de esta noble causa, donde el  Sensei (termino japonés que significa maestro), nos necesita a todos para poder salir vencedor de todo esto.

Las organizaciones sin fines de lucro, en Puerto Rico, están dando un ejemplo que no todo es malo, cuando se trata de la comunidad dominicana en la isla, sigo pensando que podemos hacer más, que no solo somos, mangú, bachata, merengue y beisbol, somos una comunidad extranjera sensible, ante un problema de un compatriota, somos solidararios y  siempre diciendo sí a todas las actividades quisqueyana, que sean para ayudar un compatriota.

Debemos copiar de la gente unida, como es el caso de los puertorriqueños que siempre, están mano a mano con sus hermanos boricuas, cuando tiene una necesidad imperante, eso es algo que siempre les he admirado, como residente de esta isla del encanto.

Hoy es nuestro hermano Dámaso Guzmán,  mañana puede ser un familiar nuestro, debemos  estar orgullosos ante un gesto tan humano y hermoso, de mi comunidad dominicana en Puerto Rico, la cual felicito, y me quito el sombrero, ante tan magna aptitud de hermandad  y de amor.

La cantidad recaudada, no importa aquí, lo más relevante, es que se supo de su situación y  en las próximas actividades pendientes, se trabajará  para  conseguir mas fondos, que ayudará a nuestro amigo y hermano. Los quisqueyanos en la isla  están pendientes de seguir cooperando, hasta que lleguemos a la cifra y algo mas, que sé,  será así  porque mis hermanos en Puerto Rico, se han sensibilizados ante el dolor ajeno, pues con las palabras de positivismo, del veterano karateca, todos se pusieron en sus zapatos, todos los presentes, al escuchar a Dámaso  hablar se les encogió el alma y sus rostros lucían desencajados, porque, nadie desea que sus riñones, funcionen sólo un pobre 12%.

Tenemos fe, que nuestro campeón volverá a estas educando a todos los niños, que  quieren  aprender de las  artes marciales (Karate)  y confío en Dios,  que muy pronto Dámaso Guzmán volverá hacer lo que le gusta, enseñar, como el gran (Sensei), maestro que ha sido.

Dámaso Guzmán, después de su trasplante de riñón, dirá  sí a la vida  con la palabra, «Agime» en su boca,  que quiere decir en japonés, comenzar, olvidando los golpes bajos que le dio la vida, porque él no conoce el término  (Yamen- Parar ),  porque él ha sido un guerrero  de la vida ejemplar, por eso se mantendrá,  siempre en el Kumite, (Combate), pero con su nuevo riñón, que  donará su hermana quien viajó desde la República Dominicana a demostrarle, con ese gesto  de amor, que los hermanos son para ayudarse, que uno daría hasta la vida,  por un hermano y dejarle saber, a Dámaso, que la sangre pesa, mas que el agua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *