Cámara de representantes reconoce a ciudadanos con medalla Sor Isolina Ferré

Capitolio – La presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González Colón y Arianna Rodríguez Flores, hija del representante Ángel “Gary” Rodríguez Miranda, quien fungió como presidenta por un día, abrieron hoy los trabajos de la Sesión Especial en la que se reconoció con la Medalla Sor Isolina Ferré, a cinco destacados líderes que con su desinteresada ayuda han hecho la diferencia en sus respectivas comunidades.

El hemiciclo cameral sirvió de escenario para la tradicional ceremonia que reconoce las aportaciones de los ciudadanos que se han distinguido por su dedicación y esfuerzo en bienestar del prójimo y de la sociedad puertorriqueña. Los galardonados son: Nancy Ann Rivera Molina y la Dra. Ana Luisa Baca Lobera en el área de Educación, Iván Ayala Cruz en el área de Salud y Juan Rodríguez Santiago y Virgilio Cordero Tischer; en el área de Desarrollo Comunitario.

Nancy Ann Rivera, nacida en Estados Unidos y criada desde niña en Ponce, se ha destacado ayudando a los niños en sus tareas escolares y creando el primer Programa de Tutorías en su comunidad. A pesar de sus múltiples limitaciones y condiciones de salud, sigue con su misión, que la ha valido el respeto y admiración de su comunidad y de todos los que le conocen.

Por su parte, la Dra. Ana Luisa Baca Lobera, nacida en la Ciudad de México, ha sido reconocida por crear un modelo de alfabetización de adultos. Trabajó en el Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial. El desarrollo de su trabajo intenso y apasionado culminó con la creación de un modelo curricular psicoeducativo que ha impactado positivamente a cerca de 70 personas que buscan una mejor calidad de vida.

Entretanto, Iván Ayala Cruz, nacido en Ponce, fundador de los Centros el Ángel de la Guarda, dedica a la memoria de su hijo Steven Anthony, su desinteresado apoyo a los niños que padecen de cáncer. Los centros se dedican a orientar y a educar a los niños que sufren de esa enfermedad. A su vez, fundó la entidad Steven Anthony Ayala Rivera, con el fin de aumentar el porciento de sobrevivencia  de los niños y niñas con cáncer en Puerto Rico.

Mientras, Juan Rodríguez Santiago, quien ha dedicado la mayor parte de su vida a las fuerzas armadas de los Estados Unidos, funge como ‘abuelito adoptivo’ de la Escuela Martín G. Brumbaugh, en el Distrito Escolar de Santa Isabel. En dicho plantel ayuda a los niños que le solicitan ayuda con sus tareas y vela por la seguridad del estudiantado.

Asimismo, Virgilio Cordero Tischer nacido en San Juan, dedicó gran parte de su juventud a servir en las fuerzas armadas y desde el 2002, es voluntario de Fondos Unidos de Puerto Rico y de la Fondita de Jesús. En esta última institución dedica gran parte de su tiempo a cocinar los desayunos y almuerzos que consumen las personas sin techo.

González Colón, felicitó a los galardonados y dijo que ellos representan los postulados de caridad y amor al prójimo que distinguían a Sor Isolina.

“La Cámara de Representantes se enorgullece de fomentar la labor encomiable de Sister Sor Isolina a favor de los menos aventajados, con la otorgación de estos Premios a la Excelencia del Servicio al Prójimo.  Con su ejemplo, Sister ha inspirado a miles de personas que llevan a cabo una labor desinteresada de forma anónima. Con estos Premios, instituidos por Ley, buscamos despertar el compromiso por el bienestar común, que cada día más puertorriqueños continúen haciendo la diferencia”, manifestó.

La líder cameral agregó que todos debemos emular la gesta de los ciudadanos galardonados.

“El reconocimiento que se hace es una oportunidad para destacar a aquellas personas que dan el ejemplo. Mucha gente habla pero poca gente actúa. Hoy reconocemos a aquellos que actuaron sin esperar reconocimiento por sus obras”, afirmó la Speaker.

De hecho, González Colón indicó que el que año tras año se pueda dar testimonio de esperanza y de valores, ante constantes expresiones de crimen y violencia, es algo que debe ser reconocido.

Mientras, El portavoz de la mayoría, Carlos “Johnny”  Méndez, afirmó que la figura de Sor Isolina Ferré tocó a muchas personas con su ejemplo, con su humildad, con su sinceridad y con sus valores.

“Debemos  volver a reencontrar esos valores en el seno de nuestros hogares para poder reconstruir a Puerto Rico. Estas personas, en su tiempo libre y voluntariamente hacen esa labor. Ellos son los verdaderos héroes que ayudan a reconstruir las vidas de las personas que necesitan”, dijo Méndez.

Por su parte,  el principal oficial ejecutivo de los Centros Sor Isolina Ferré, Dr. José Luis Díaz Cotto, consignó que las personas seleccionadas para este premio manifiestan la gran generosidad y solidaridad que existe en Puerto Rico.

“Ayudan a que los postulados de amor y de esperanza que nos dejó Sister Isolina continúen vigentes ahora más que nunca”, manifestó Díaz Cotto.

De paso, agradeció a los representantes por haber brindado una alternativa a los jóvenes, mediante la ley que reconoce la educación con modelos alternativos

Los homenajeados expresaron el orgullo que sienten por servir al prójimo y agradecieron a la Cámara de Representantes por el acto.

La Medalla se entrega cada mes de septiembre, fecha en que se conmemora el natalicio de la religiosa que dedicó la mayor parte de su vida a trabajar por la Comunidad La Playa de Ponce, donde en 1968 creó los centros que llevan su nombre.

Dicho premio reconoce a las personas que se han distinguido por su desinteresado servicio a los demás. Entre los requisitos para ser nominados figuran que el candidato (a) sea un modelo de los valores morales, espirituales y sociales que promueven los Centros Sor Isolina Ferré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *