Aparentan ser marchas de sangre encontradas en auto que conducía Casellas

Lo que aparentan ser manchas de sangre fueron detectadas en el auto Mercedes Benz color gris que fue ocupado para investigación el pasado sábado en la residencia del juez federal Salvador Casellas y que era utilizado por su hijo Pablo J. Casellas Toro, sospechoso del asesinato de su esposa Carmen Paredes, revelaron ayer fuentes al periódico Primera Hora en la Isla..

La información fue corroborada por dos fuentes consultadas que revelaron que del análisis que llevan a cabo los investigadores del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) fueron detectados los rastros de sangre los cuales serán analizados.

El sábado, fue allanada la residencia de la pareja, donde se levantaron otras muestras para análisis de manchas que habían sido limpiadas, así como la residencia del juez, donde se recuperaron unas piezas de ropa de Casellas, supo este diario.

Con estas muestras se intenta recopilar evidencia por transferencia de sangre para seguir con los trazos el desarrollo de los eventos ocurridos en la residencia de la pareja el pasado 14 de julio en la urbanización Tierralta III en Guaynabo.

En su declaración inicial, Casellas alegó que salió de su hogar en su vehículo, retiró dinero de una máquina de cajero automático y prosiguió hasta la residencia de su padre en la urbanización Gardenville, también en Guaynabo, donde se presume se cambió de ropa y regresó hasta su hogar, donde dijo se topó con un delincuente que salía a toda prisa y posteriormente con la escena del crimen de su esposa en el área de la terraza.

Este medio supo que los peritos utilizaron un reactivo que al iluminarse con luz ultravioleta revela manchas de sangre que han sido lavadas o limpiadas de cualquier superficie que no se detectan a simple vista, para levantar las muestras de ADN.

Pero, esta no es la única prueba científica que analizan, ya que se supo que peritos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), que opera en la Isla un laboratorio forense para Puerto Rico y el Caribe, está ofreciendo apoyo en la pesquisa en el área de análisis y recuperación de evidencia en medios electrónicos como lo podrían ser computadoras, celulares y cámaras de seguridad, aunque los datos originales hayan sido manipulados o borrados.

El laboratorio cuenta con agentes especiales que a su vez, son forenses adiestrados en exámenes de cualquier dispositivo de almacenamiento digital como computadoras, discos duros, teléfonos móviles y tarjetas, entre otros y utilizan todas las técnicas disponibles en la recuperación de evidencia digital para preservar su integridad y autenticidad y, a la misma vez, proteger la cadena de custodia.

Las autoridades declararon a Casellas “en estricto derecho como sospechoso”, según lo afirmó el Fiscal General, luego de que se negara a cooperar con la investigación a través de una carta enviada por su abogado, Arturo Negrón, tras requerírsele participar en la recreación en la escena mediante su versión de los hechos.

 

Fuente: Primera Hora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *