Nueva biografía describe a Rubirosa como cruel, viril, amoroso y estéril; Eva Perón entre sus amantes

0
273

NUEVA YORK._ Una nueva biografía sobre el célebre playboy y diplomático dominicano Porfirio Rubirosa, describe al “Don Juan” de las décadas de los cuarentas y los cincuentas como un hombre “cruel, viril, amoroso y estéril y afirma que entre sus amantes estuvo Eva Perón, entonces esposa del dictador de Argentina Juan Domingo Péron, cuando éste era embajador dominicano en ese país sudamericano.

El libro explica que Eva Perón (Evita) fue una de sus tantas amantes, siendo embajador en la Argentina, “donde amasó conquistas, entre ellas Eva Perón”.

La biografía titulada “The Irresistible Mr. Wrong” (El Irresistible Señor Equivocado) de la autoría del inglés Jeremy Scott, señala que Trujillo decidió enviar a Rubirosa como su embajador a Argentina, impresionado por la nueva condición de Rubirosa, quien allí, también le fue infiel a su esposa Flor de Oro, hija del dictador.

“Sin embargo, Rubirosa, cansado de la Argentina regresó a París para reencontrarse con la multimillonaria Doris Duke, heredera de una fortuna de $100 millones de dólares, donde reanudó sus aficiones por el polo y el póker”, señala la biografía que no detalla la relación de Evita, pero sostiene que en ese momento era la “bella esposa del dictador Juan Domingo Perón”.

Indica el libro que Rubirosa se acostó con miles de mujeres, incluidas las bellezas legendarias como la actriz Ava Gardner, Jayne Mansfield, Eva Perón y Zsa Zsa Garbor. “Y no sólo eso, se casó con dos de las más ricas del mundo: Doris Duke, Barbara Hutton y Tina Onassis y entre las que figuraban otras como reinas y condesas”.

“En los años cuarenta y cincuentas, se podía hacer ninguna reunión del Jet Set (alta sociedad) sin la presencia de Rubirosa”, expresa la biografía. “A medida que muchas mujeres lo querían poseer, descubrían el alto costo por tenerlo”, añade al autor.

El biógrafo describe a Rubirosa también como “el hombre más deseado del mundo”. Dice que aunque sólo medía 5 pies y 8 pulgadas de estatura y nació en una familia de clase media en la República Dominicana, el playboy tenía un atractivo al que muy pocas mujeres podían resistirse.

El autor lo vincula también a la planificación del asesinato del catedrático vasco de la Universidad de Columbia Manuel de Jesús Galindez, quien fue secuestrado en Nueva York por dos pilotos al servicio de la dictadura.

“Nunca tuvo un día de trabajo normal en su vida, pero su apariencia hizo que conquistara mujeres de la realeza, estrellas de cine y de la alta sociedad, quienes le compraron jets privados, coches lujosos y caballos para carreras de polo”, indica la biografía.

“Era encantador, amoroso, atento y reflexivo, pero propenso a escenas violentas de celos. Entonces, ¿qué fue lo que hizo a Rubirosa el hombre más deseado del planeta, el hombre por el cual compitieron las herederas más ricas del más ricas del mundo?, afirma el libro.

Precisa que en los clubes nocturnos de Paris y Manhattan, Rubirosa era conocido como “Toujours Prȇt” (El hombre siempre listo). La biografía sostiene que “el ascenso a la fama y a la riqueza se debió tanto a su crueldad como a su virilidad. Lo que lo distinguía de otros seductores jóvenes y apuestos, era su astucia, su capacidad de detectar cuando una mujer rica es vulnerable para saber el momento en el que podía hacerla sentir deseada y querida”.

Comenzó su carrera con jóvenes de 13 años de edad, según el libro. “Había pasado sus años de adolescencia en París donde su padre había servido como embajador de la República Dominicana, pero se vio obligado a regresar a su país, porque no era bachiller”.

Detalla la biografía que Rubirosa logró conquistar a Flor de Oro, la hija de Trujillo, cuyo dictador en vez de asesinarlo, le ordenó que se casara. Ella tenía 17 años de edad.

Entre otras célebres mujeres de Rubirosa, la biografía cita a Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Odile Rodin, Danielle Darrieux. El libro detalla que Rubirosa posteriormente se convirtió en “espía” y se le sindicó en Francia como agente del gobierno Alemán.

El texto afirma que Rubirosa admitió que la única mujer que lo dominó fue Rodin, “la que “siempre está bajo mi piel”.

Rubirosa murió en 1965, cuando regresando de una celebración de un juego de polo, se estrelló con Ferrari en un árbol. Se le aplastó el pecho y expiró camino al hospital. Tenía 56 años de edad. “Vivió y murió rápidamente y después de cuatro décadas conquistando las acaudaladas y hermosas del mundo, no dejó hijos porque era estéril a pesar de su virilidad y había gastado todo el dinero que consiguió”, explica el biógrafo.

“Su único legado real es el de que en algunos restaurantes internacionales, cuando los clientes quieren un molino de pimienta, piden un Rubirosa”, concluye diciendo el libro. La biografía se vende por €20 y fue publicado por la editorial Biteback de Londres.

Escrito por Miguel Cruz Tejada