Se rompe unidad comunitaria de dominicanos, Linares enfrentará a Espaillat

NUEVA YORK._ Después que el entonces concejal Miguel Martínez, obligado a renunciar y sentenciado en la Corte Federal a 5 años de cárcel por corrupción en diciembre del 2009, colapsara como líder emergente de la comunidad dominicana, la trilogía encabezada por Adriano Espaillat, Guillermo Linares e Ydanis Rodríguez, aparecieron en escena, prometiendo que desde entonces trabajarían en conjunto por la unidad y una agenda común para resolver los principales problemas de la diáspora radicada en distritos del Alto Manhattan.
Los años pasaron, demostrando que la invocada unidad ni la agenda comunitaria común, eran parte de las metas de esos tres dirigentes políticos.

En mayo, cuando Espaillat decidió retar a Charles Rangel en el distrito 13 para correr como candidato a la Cámara de Representantes en Washington, Linares le exigió abandonar la reelección en el distrito 31 del senado estatal y cedérsela para apoyarlo contra el legendario líder afroamericano de Harlem y de origen boricua.

El negocio no se cocinó y Linares se fue a la otra acera, poniéndose a decir de sus críticos, “al lado oscuro de la historia” que para ellos representa Rangel con 21 años en el escaño congresual.

La decisión de Linares, asambleísta por el distrito 72, gracias al “mangú” que sazonó la referida trilogía y al apoyo de Espaillat y a quien los seguidores del segundo, acusan de “traidor”, la posibilidad de que Adriano se convierta en el primer dominicano en llegar al congreso en Washington, se esfumó y la llamada “coalición” que incluyó a los partidos políticos dominicanos, exhortaciones del presidente Leonel Fernández e Hipólito Mejía y otros líderes nacionales para que los votantes criollos, sufragaran masivamente por Espaillat, se dividió.

Luego de que Adriano reconociera hace dos días la victoria de Rangel en el distrito 13, Linares anunció oficialmente que lo retará por el escaño en el senado estatal y asegura que no le preocupa tener que enfrentarse a otro dominicano, en obvia alusión a su antiguo aliado Espaillat.

“Todo esto es parte del proceso democrático”, dice Linares en tanto se esperaba que ayer miércoles y un día de que se venciera el plazo para inscribir candidaturas, Espaillat anunciara su repostulación a la curul que ocupa desde el 2012 y cuyo término es sólo de dos años.

“El liderazgo no se les debe mostrar exclusivamente a los electores de nuestro propio grupo étnico, hay que también que demostrarles a otras comunidades que podemos representarlas por igual”, agrega Linares.

En el distrito senatorial 31, los latinos representan el 54% de los votantes y de esa cantidad, la mayoría son dominicanas y dominicanos, aunque en vecindarios que abarca como Riverdale la población con mayor presencia es de ascendencia judía y anglófona.

Linares sostiene que el liderazgo tiene que comprometerse con los que están en los distritos por muchas décadas como por los recién llegados.

El actual asambleísta, retador de Espaillat se convirtió en 1991 en el primer dominicano en ser electo al Concejo Municipal, luego fue nombrado por el entonces presidente Bill Clinton asesor del gobierno federal en educación y fue nombrado por el alcalde Comisionado de Inmigración de la Ciudad.

Luego de una pausa, durante la cual hizo un doctorado en pedagogía, Linares reapareció en el ámbito político de la comunidad dominicana en medio de la desgracia de Miguel Martínez, postulándose para el mismo cargo, pero pudo ser inscrito, porque uno de los miembros del equipo del ex concejal sentenciado, el empresario Plácido Rodríguez y quien firmó para aprobar la candidatura de Guillermo tras la renuncia de su antiguo jefe político, apareció registrado como votante en New Jersey.

La Junta de Elecciones rechazó entonces la petición de Linares y dio paso a la de Ydanis Rodríguez, quien coyunturalmente también, emergió como el sustituto de Martínez en el Concejo Municipal.

El asambleísta se enfrentó también al actual Procurador General del Estado, Eric Schneiderman por el mismo asiento en el senado, pero fue derrotado con una aplastante mayoría de más del 60% de los votos en la contienda del 2008.

“Mi vasta experiencia y calificaciones, deben ser percibidas por los electores para que puedan ver en mi una persona que va a luchar por ellos en momentos en los que vivimos una grave crisis económica en todos los niveles, especialmente en lo laboral”, terminó diciendo Linares, confirmando que se ha lanzado su candidatura al senado estatal por el distrito 13, lo que lo convierte en el principal rival de Espaillat.

Autor: Miguel Cruz Tejada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *