Educación y Salud: Claves para progresos del Migrante

En Puerto Rico, estos indicadores, se reproducen en los alrededor 300 mil dominicanos y casi 150 mil de otras nacionalidades que residimos acá, se han hechos esfuerzos pero aun estamos bien rezagados.

Por: Mario E. Paulino Payano

Pediatra-Salubrista

A nivel global hay un proceso continuo y constante del traslado de personas, familias y ocasional  comunidades; de una país a otro de forma legal  o ilegal, somos los que con nuestra presencia en ocasiones les cambiamos: el rostros, la demografía, y hasta la gastronomía a los países, para muestra un botón, al día de hoy en Estados Unidos se consumen más chiles y pique que salsa de tomates.

Pero no importa que en Los Estados Unidos, los latinos, somos alrededor de 55 millones, un numero que es impresionante si se toma en cuenta que la población de este país es de alrededor de 300 millones, sino es más importante el nivel educativo, y de todos los grupos étnicos que convivimos en esta gran nación somos los latinos los que exhibimos una de la deserción escolar más alta, de los que menos completan escuela superior, y que menos terminan grados universitarios (colegio, bachillerato o doctoral) o que tenemos menos rectores o decanos en las universidades de la nación.

En Salud, los indicadores, no son mas halagüeños, y somos de los primeros en: Diabetes, obesidad infantil, y de adultos, asma bronquial, hipertensión, partos prematuros, embarazo y padres adolecentes, asesinatos por arma de fuego y para completar somos de los que menos tenemos planes médicos, privados o del gobierno.

En Puerto Rico, estos indicadores, se reproducen en los alrededor 300 mil dominicanos y casi 150 mil de otras nacionalidades que residimos acá, se han hechos esfuerzos pero aun estamos bien rezagados.

Debemos unir esfuerzos: las comunidades, los municipios, legisladores, gobierno central, ONG, universidades, escuelas, empresas privadas, asociaciones de hospitales, de médicos, profesionales de la salud, educadores, entre otros; para cambiar estos paradigmas negativos en salud y educación.

Hay un proyecto de ley que se va a presentar próximamente que devolvería la reforma o bajaría el tiempo de espera para accesar a este servicio;  ojala que se apruebe, porque con esta recesión global, hay que ver lo que cuesta enfermarse, los altos costo de los medicamentos, y de las hospitalizaciones. Y  relativo a la educación los padres deben participar, en las escuelas  y en la toma de decisiones, tener apoderamiento, ayudar en las tareas, ellos mismos estudiar, buscar escuelas de una educación bilingüe, y de excelencia a las que todos aspiramos para nuestros hijos, estimularlos a seguir estudios vocacionales o universitarios. “no llores por ver morir el sol porque las lagrimas no te dejaran ver las estrellas”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *