Realizan coloquio sobre vida y obra de Eugenio Fernández Granell

0
62

“Eugenio Granell trataba el arte como magia cotidiana de la cultura”.

Con el conversatorio “Eugenio Fernández Granell: Sus aportes al arte y la literatura dominicana”, continuó ayer el Ciclo de Coloquios, que como ya es tradición, organiza la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo.

 La celebración del panel se realizó bajo la moderación del curador Amable López Meléndez,  con la participación de Laura Gil, Dionisio Blanco, Marianne de Tolentino y Efraín Castillo, en el Bar Juan Lockward, del Teatro Nacional Eduardo Brito.

Para la doctora Laura Gil, profesora de Historia del Arte de UNAPEC y actual encargada de investigación del Museo de Arte Moderno, la  importancia de realizar un coloquio sobre los aportes de Granell , al arte y la literatura dominicanos, es “porque hay jóvenes generaciones que no lo conocen , pero también  los que ya lo conocemos, pasado el tiempo, podemos hacer nuevas lecturas sobre una obra ya conocida. Por la propia evolución de las artes, estamos en otro nivel histórico donde le hacemos al pasado y a sus artistas otras preguntas, desde la perspectiva de hoy”.

Resaltó que para Granell el surrealismo es “un movimiento histórico, una constante del espíritu humano, es decir, siempre hay elementos de surrealismo cuando aparecen tres elementos: la poesía, la libertad y el amor”.

Para el artista plástico Dionisio Blanco “Eugenio Granell trataba el arte como magia cotidiana de la cultura”. Explicó que, tras la violencia y el terror que se desató por la derrota del ejército republicano antifascista (en el cual el artista participaba), Granell sale de España y se exilia en Santo Domingo; así es que se establece como pintor en el país.

De forma particular, Marianne de Tolentino, especialista en artes visuales, definió al artista plástico como un hombre polifacético, “fue un gran dibujante, tocaba violín, escribió novelas, poesías, entrevistas, hizo teatro y escenografía.  Fue una personalidad cultural realmente totalizante, no solamente en una especialidad del arte, sino, en varias y todas a un alto nivel, además con un gran sentido del humor”, subrayó.

De su obra resaltó el dominio de la anatomía, su extraordinario discurso gráfico, el manejo de las tonalidades y matices, así como su evolución y diferencia con otros surrealistas, donde él mantenía y fortalecía su dominio de la forma, del color y la arquitectura.

De su lado, Efraím Castillo explicó que en la década de los 40 fue cuando comenzó a escribirse la historia del arte en el país, “que esta década fue el escenario en que se estructura la mezcla creativa que marca el desarrollo del arte en República Dominicana, de la cual Fernández Granell formó parte”.

Eugenio Fernández Granell nació en La Coruña, 1912. Fue uno de los más importantes pintores surrealistas de todos los tiempos. Además de primer violín de la Orquesta Sinfónica Nacional, fue crítico de arte y literatura en el diario La Nación. Su primera exposición colectiva tuvo lugar en 1943, en la Galería Nacional de Bellas Artes. Publicó novelas, cuentos, ensayos y poesías. Obtuvo el Premio de Novela Don Quijote, en México, por su novela “Lo que sucedió…” y el Premio Internacional de Pintura de la Fundación Copley, en Nueva York.

Este conversatorio es uno de los nueve que se presentan en el Ciclo de Coloquios de la FIL 2012, programación que posee varios ejes temáticos vinculados al arte, la cultura y la historia. En este espacio se reúnen connotadas personalidades para exponer al público distintos planteamientos sobre estos temas.