Que no se repita otra vez, la división en el PRD

0
93

A solo 20 días para la celebración de las elecciones en la República Dominica.

Por Rolando Acosta

El PRD, luce dividido y no se vislumbra una señal de que pueda concurrir unido a dicho certamen electoral y fortalecer su opción de triunfo, frente a un rival, que está utilizando todos los recursos del gobierno para imponerse a costo de lo que sea, para retener el poder y los beneficios que este proporciona.

Parecería como si un maleficio acechara al PRD, cada vez que tiene la oportunidad real de conquistar el poder, para el beneficio de las grandes mayorías desventajadas, de las cuales, es su mayor portaestandarte y defensor.

Por décadas, el PRD, ha sufrido grandes divisiones y malquerencias, que le han impedido llegar a poder, para hacer las grandes transformaciones, políticas, sociales y económicas, que tanto soñó y promovió el Dr. Peña Gómez, dando paso a gobiernos que no han tenido compromisos con un desarrollo integral del país, lo que ha perpetuado el atraso, la corrupción y el clientelismo político nacional.

PRINCIPALES DIVISIONES DE PRD Y SUS CONSECUENCIAS

En el año 1973, se produce su primera gran división entre el profesor Juan Bosch y el Dr. José francisco Peña Gómez, quien pocos meses después, formó el Acuerdo de Santiago, integrando a diferentes fuerzas políticas antagónicas, como el PQD, del general Elías Wesin y Wesin, el Movimiento Popular Dominicano, de izquierda y el Partido Revolucionario Social Cristiano, con esta alianza, el Dr. Peña Gómez, proponía participar de las elecciones del 1974, así romper con la tradición abstencionista del profesor Bosch, quien no quería participar en las elecciones, pues no creía en ellas. Con esta división, se evitó lo que pudo haber sido una victoria electoral en el 74, pues al estar divididos los principales líderes del PRD, el gobierno de Balaguer, arreció la persecución política, logrando que el Acuerdo de Santiago, se retirara de las elecciones por faltas de garantías.

La segunda división, se produce en el año1986, entre el Dr. Peña Gómez y Jacobo Majluta, dando paso a la formación del PRI y del Bloque Institucional

La tercera división, se produjo el 2004, cuando el Lic. Hatuey Decamps, fue expulsado del PRD, por oponerse a la reelección del Presidente Hipólito Mejía, el Lic. Decamps, funda el Partido Revolucionario Social Demócrata y profesa los ideales del Dr. Peña Gómez y su oposición radical a la reelección presidencial.

Desde el año 1977, se fueron incubando muchas diferencias y contradicciones políticas a lo interno del PRD, que causaron divisiones internas, que impidieron el desarrollo armonioso y la conquista del poder en varias elecciones, por la terquedad y radicalismo de sus principales líderes.

Luego del triunfo de don Antonio guzmán Fernández, en el 1978, comenzó una feroz e implacable oposición de Salvador Jorge Blanco en suya y de su gobierno, lo que obstaculizó mucho los programas y planes de trabajo de don Antonio, pues se dice, que funcionarios de alto rango del gobierno y de confianza de la familia del fenecido presidente, traicionaron la confianza de éste y comenzaron a pasarle información a Salvador, de las acciones del gobierno.

Según Carlos Cepeda, en su libro Los que Mataron a Antonio Guzmán, en una reunión que sostuvieron el Presidente Guzmán y Salvador Jorge Banco, Presidente electo, una mañana del verano del 1982, Salvador, se negó a darle la mano a don Antonio, lo que reafirma, el nivel de rivalidad existente. Al finalizar la reunión, Jorge Blanco se dirige a la prensa y anuncia que no habrá Borrón y cuenta Nueva, hay quienes dicen que las razón por la que don Antonio se suicidó, fue el temor de que Salvador lo humillara a él y su familia, una vez en el poder.

Después de la muerte de don Antonio, asumió la presidencia, por 45 días el Lic. Majluta y comenzó una guerra interna entre ambos y el Dr. Peña Gómez, que culminó con la derrota del PRD, ya que Salvador, prefirió reconocer el triunfo de Balaguer, para impedir que Jacobo llegara al poder, por los mismos temores de don Antonio, de que Jacobo lo iba a desconsiderar.

Como se puede ver, esta actitud irreflexiva, e intolerante estos los líderes, le han costado muy caro al PRD y al pueblo y al país, trayendo como consecuencia,  esta trágica situación, un Presidente muerto, un Presidente preso, 2 grandes líderes, (Jacobo y Peña), que teniendo todas las credenciales, para ser excelentes presidentes, no lograron llegar a serlo.

Ahora, tenemos una situación muy parecida a las anteriores y ninguno de los líderes da un paso adelante, para buscar una solución que nos permita acudir unidos a las elecciones y evitar otro desastre como los anteriores.

Si Hipólito Mejía se pudo reunir con el gobierno, para negociar la selección del juez Olivares a la JCE, si Miguel Vargas, se pudo reunir con el gobierno, para negociar la conformación de los jueces del Tribunal constitucional, del Tribunal Supremo y para consensuar la Reforma Constitucional, porqué? No se pueden reunir ellos, sin intermediarios para buscar una solución al tranque.

Con mucho respeto, cariño y consideración, como le tengo a ambos, les digo, que ni Miguel Vargas, ni Hipólito Mejía tienen derecho a negarle al PRD, ni al país, el derecho que tienen una mejor calidad de vida que tienen millones de personas, que aspiran a un cambio democratico, pacífico y civilizado, que solo el PRD, puede garantizar, es tiempo de dejarse de prepotencias, intolerancia y malquerencias y abocarse a la búsqueda de un entendimiento, que garantice la unidad total de todos los perredeístas y del pueblo dominicano, para lograr un gran triunfo el 20 de mayo, solo así, aseguramos contra un gobierno abusador.

*El autor es un miembro del PRD y excónsul en San Juan, Puerto Rico.