El guapo de Gurabo, corrió y corrió.

0
72

La gente dice que huyó

POR  ELADIO  ESPINAL

¿Fue correcto que Hipólito Mejía se le mandara al debate con Danilo Medina? La  decisión del candidato del PRD aparenta atinada porque es mejor huir ahora que ir a la televisión a hacer el ridículo.

Las limitaciones que exhibe Mejía en la actual campaña electoral hacen imposible que pueda ir a un debate sobre temas controversiales que él ha demostrado que no domina.
Además de su incapacidad, está el hecho cierto de que fue presidente de la República en el período 2004-2008 y su administración fue un gran fracaso.

Más de un millón de dominicanos de clase media lo convirtió en pobres y a los pobres los llevó a indingentes.

El presupuesto para educación lo recibió en un 2.2% y lo dejó en 1.2% al dedicarle el restantes a la Fuerzas Armadas y preparar a nuestros soldados para enviarlos a la guerra en Irak.

Desestabilizó la economía de una forma tal que el país lo dejó al borde del precipicio. Las quiebras de todo tipo de negocios era la orden del día, las filas para conseguir gasolina, gas propano y gas para las amas de casas cocinar los alimentos eran kilométricas.

El peso lo devaluó de una manera que se ganó el records  Guines, al llevarlo al 60×1 y el desempleo lo dejó casi en un 19%.

La criminalidad estaba tan alta que él mismo le pidió a los dominicanos que se cuidaran porque él no podía hacer nada ya que  no era policía ni guardia. ¿Qué le parece?

¿De qué puede debatir Hipólito? Ni siquiera de agropecuaria porque a pesar de que es agrónomo, exhibe un enorme desconocimiento sobre las estadísticas relacionadas con la producción de importantes rubros agropecuarios.

Si acudía a la televisión y se exponía a un moderador extranjero independiente, posiblemente haría el ridículo frente al país.

El candidato presidencial del PRD fue el primero en dar a conocer al país su programa de gobierno pero hay dudas en torno a si realmente lo ha leído, pues aparte de que se lo escribieron él no demuestra interés por el dominio de ningún tema

No podía ir a un debate televisado a hacer chistes, a descalificar a sus adversarios y a utilizar como chercha un escenario que tendría una cobertura nacional e internacional.

Si fueron los asesores que le sugirieron que declinara asistir al debate con Danilo Medina, próximo presidente constitucional,  organizado por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), actuaron correctamente.
Es mejor aplicar el viejo refrán a Hipólito Mejía en relación a ese debate: “para que le digan aquí murió, es mejor que le digan aquí huyó”.

 

*El autor es un excónsul en San Juan, Puerto Rico y presidente del Comité Intermedio Juan Pablo Duarte, miembro del PLD