¿Una oportunidad para qué?

0
70

Estará en Nueva York y va a coincidir con Danilo Medina

Por: Amín Cruz

La desesperación de Hipólito y el PRD-PPH es grande, muy grande, su gran deseo es volver a la presidencia a como de lugar, por encima de las posibilidades hacen lo imposible y se mueven en esa dirección buscando confundir, dislocar y tergiversar al pueblo con acusaciones, denuncias y encuestas fabricadas.

Hipólito ha perdido el rumbo y la dirección de su campaña también, ellos todos los días sacan acusaciones nueva que se revierte en su contra, porque no tiene discurso ni propuesta de campaña y como no tiene nada de eso, andan como esos boxeadores que están en una pelea en el décimo round y lo han perdido todo (10-round), apena le quedan dos y buscan un golpe de suelte.

Un ejemplo es que ahora anda detrás de Danilo Medina, si dice que va para Nueva York, ahí quiere ir Hipólito, si va para San Juan allá quiere ir, es decir no tiene Rumbo y lo que busca es una confrontación y eso es peligroso en una campaña electoral. Dice Halen Rowland en uno de sus libros que “las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad”, y a nuestro parecer a Hipólito le faltó cometer más locura y esa es la oportunidad que busca, por eso la pide.

Estará en Nueva York y va a coincidir con Danilo Medina y que bueno que sea así, porque vamos a ver quien aglutina más gentes, es un termómetro donde veremos las simpatías y capacidad de uno y de otro. Hipólito es un cohete explotado que busca oportunidad, pero se la negó al presidente de su organización Ing. Miguel Vargas, que tiene juventud, dinamismo y capacidad.

El pueblo no le va a dar más oportunidad a Hipólito, porque al perro huevero aunque le quemen la boca sigue comiendo huevo y solamente hay que ver con quienes andan y con quien se ajuntan, ¿Dime con quién andas y te diré quién eres?: José Enrique Sued,  Héctor Rodríguez Pimentel, Amable Aristy Castro, Ángel Lockward, Luis Inchausti entre otros…

No podemos volver al retroceso, tampoco al caos, desorden del derrumbe económico que vivió el país durante los cuatro años del 2000 al 2004, fueron suficiente. Queremos un presidente como Danilo Medina, que presenta propuestas y soluciones a los problemas nacionales, que tiene un equilibrio mental y un desenvolvimiento con las gentes sin chabacanería, un hombre serio, honesto y trabajador que lucha por reivindicar la educación, la salud, el turismo, la agricultura, las pequeñas y medianas empresas, además va a cerrar la brecha de desigualdad social en la República Dominicana.