Andújar toma posesión consulado de Boston con resistencia de interina

0
66

El nuevo cónsul que logró acreditarse ante el Departamento de Estado luego de varios meses tramitando el proceso, llegó acompañado por el embajador en Washington, quien presionó a Abreu a entregar la sede, diciéndole que no podía continuar un solo día más al frente de la sede.

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Miguel Andújar, quien había enfrentado obstáculos burocráticos para asumir la dirección del Consulado General en Boston, tomó por fin, posesión del cargo el viernes, pero con la resistencia de la incumbente interina Ramona Abreu, quien exigía quedarse dos semanas más.

El diplomático advirtió a la funcionaria que de no entregar el consulado, el Departamento de Estado se vería en la obligación de cerrar la dependencia, debido a que en Washington sólo se reconoce a Andújar como el representante oficial del gobierno dominicano en ese consulado.

“Lo que usted no hizo en tres meses, menos lo puede hacer en dos semanas”, le respondió el embajador a Abreu. La ex cónsul general interina, asistente personal de Eduardo Selman, miembro del Comité Político del PLD (CP) y quien gestionó el nombramiento de Abreu, con lo que se terminó un enfrentamiento entre Andújar y el anterior representante Dominico Cabral, contaba también con el padrinazgo de Luis Boagert, nuero y asistente de Carlos Morales Troncoso, Danilo Díaz, también miembro del CP y la dirigente Ana Gateraux.

Esos “padrinos” de Abreu, según fuentes peledeístas en Boston, recibían un porcentaje de las entradas financieras del consulado durante la gestión de Abreu, nombrada al igual que Andújar por decreto presidencial. Ella está oficialmente como vicecónsul en Nueva York y fue movida de esa posición a Boston.

La crisis institucional en el consulado estalló el 6 de septiembre del 2011, cuando Andújar, siendo residente legal y sin estar acreditado, se presentó a tomar posesión en Boston, luego de ser nombrado con el decreto 495-11 del 22 de agosto de ese año.

El nuevo funcionario, quien desempeñó el mismo cargo en Japón, se presentó en las oficinas del consulado dominicano de esa ciudad para informarse, orientarse y definir la fecha con los equipos de transición para posesionarse, pero una carta del Ministerio de Relaciones Exteriores, detuvo el que asumiera el puesto, alegando que el Departamento de Estado, no permite que cónsules y diplomáticos no acreditados, se posesionen.

Fue informado vía telefónica por la viceministra de Relaciones Exteriores y encargada de Asuntos Consulares doctora Nelly Asunción Pérez Duvergé, sobre su actual situación y le reiteró que no podía posicionarse en el cargo, hasta tanto no resolviera el asunto del estatus.

La circular fue remitida por el Departamento Jurídico de la cancillería y en la misma se les instruyó a Cabral y Andújar dar cumplimiento a lo dispuesto por esa dependencia y está firmada por Carlos Morales Troncoso, Ministro de Relaciones Exteriores.

El acápite sobre relaciones consulares de la Convención de Viena de 1963, vigente en la actualidad, establece procedimientos entre los estados para nombramientos y abolición de las funciones.

En los artículos del 10 al 15, la convención señala que las designaciones deben ser notificadas a los estados acreditadores por lo que los nombrados deben esperar la aceptación del receptor para poder posesionarse.

“Sin esta condición, el funcionario designado no podrá ejercer sus funciones en el exterior”, añaden los párrafos.”. Andújar regresó a la República Dominicana para tramitar su renuncia a su estatus migratorio y poder ejercer la función sin obstáculos del Departamento de Estado.

Similar situación ha ocurrido en los consulados de Baltimore, Pensilvania y el de Nueva York estuvo amenazado con el cierre.