La Enciclopedia Británica abandona el papel: tres razones para celebrar

0
175

Comprarla fue “el mayor error” de sus padres, dice un columnista de Slate Magazine. Asegura que la cancelación de la edición impresa es una buena noticia y que es mejor que los niños aprendan con Wikipedia.

“Era cara, inútil y explotadora”, es la contundente sentencia de Farhad Manjoo sobre este ícono de la cultura británica, un clásico en el género.

En su artículo, recuerda con ironía cómo “un vendedor puerta a puerta embaucó” a sus padres haciéndoles comprar en cuotas interminables esa edición de tantos volúmenes que había que acondicionar un espacio en la biblioteca para instalarlos. “Y allí era donde permanecían -dice-,mayormente sin abrir y olvidados desde entonces”.

Durante su escuela secundaria y sus primeros años de la universidad, sólo recuerda haberla consultado dos o tres veces. La acusa por su diseño poco atractivo para las mentes juveniles, ya que “los volúmenes eran pesados, la organización engorrosa, las ilustraciones demasido pequeñas, la prosa impenetrable”.

Su conclusión es que esos libros fueron el “mayor error” de sus padres, “el más caro, el más inútil y el más explotador“. Por lo tanto, para él, el anuncio de que la Britannicacompany suspendía la edición en papel -que ya costaba 1.400 libras– no es sino una buena noticia. Aún así, asegura que la empresa sigue “culpabilizando” a sus potenciales clientes. En efecto, quien no la posee siente que le falta un signo de estatus -decorativo, pero estatus al fin. La Enciclopedia, avisa la empresa editora, estará disponible en diversos formatos digitales, DVD y aplicaciones para móviles, por ejemplo. Bastará con consumir algunos avisos en cada consulta o bien abonar alguna de las diferentes tarifas.

“Mi consejo -dice Farhad Manjoo- es hacer la elección más sabia y barata, la que más puede ayudar a su hijo en el largo plazo: no le pague nada a la Britannica y enséñele a su hijo a usar Google y la Wikipedia”.

Aunque admite que esta última tiene limitaciones, considera que es superior a laBritannica porque es más barata, más grande, más accesible y abarca diversos puntos de vista y temas que van más allá de los programas escolares. Además, sus entradas incluyen una mayor cantidad de referencias y está más actualizada.

Finalmente, el columnista ataca el argumento de la autoridad de la Enciclopedia Británica, que se presenta a sí misma como la que en mejores condiciones está de dar respuestas correctas. Para ello, cita un estudio publicado en la revista Nature en 2005 que halló que tanto la Wikipedia como la Enciclopedia Británica eran buenas referencias, ambas con un mismo bajo número de errores.

Pero él agrega que aprender en Wikipedia es más adecuado al nuevo ambiente global que hacerlo enclaustrado en una sola fuente. “La Britannica promueve confianza ciega. Wikipedia invita a la investigación“, dice.

Las entradas de la Enciclopedia están escritas por autores reconocidos. El único respaldo de los hechos y conceptos que consignan es la autoridad de quien escribe. La Wikipedia, en cambio, coloca referencias a todo. ¿Está en lo cierto lo que dice? No se sabe, pero sí se sabe de dónde lo tomó y se puede ir a la fuente y corroborar la información.

No compren lo que vende la Britannica, concluye Manjoo. “Su confianza en la autoridad de los expertos puede producir una información más adecuada, pero enseña a los niños a creer todo lo que leen. Si usted paga por sus servicios, está encerrando en un caparazón de verdades a estudiantes que un día entrarán en un mundo en el cual todos se consideran expertos pero en el que muchos están mintiendo. Si usted quiere enseñarles a desenmascarar a los mentirosos, no hay mejor entrenamiento que la Wikipedia”.

Fuente: http://america.infobae.com