Periodista Generoso Ledesma será sepultado hoy en RD

0
104

Machi Constant es un comunicador de poco hablar. Cuando más lo hace es en la televisión y hasta allí sus intervenciones son concisas.

Pero esta vez no pudo ocultar su dolor ante la muerte de su hermano de tantos años, Generoso Ledesma, y recordó las circunstancias de su muerte: “El sábado 3 de marzo él cumplió 61 años y estaba muy feliz. Se tomó una botella de vino. Él tenía prohibido la ingestión del alcohol debido a su diabetes. Y eso fue fulminante. Primero le vino la falta de aire, luego el paro respiratorio y por último el infarto masivo. Yo pensé que me iría primero que él, pero no fue así”.

Junto a Machi, en la sala E de la Funeraria Blandino, se congregaron, entristecidos, otros amigos y amigas de Ledesma.

Juan Acosta dijo que fue un profesional intachable con quien tuvo el privilegio de compartir muchos años de su vida, Marino Beriguete, quien se enteró de la noticia al amanecer gracias a un email de Rafael Peralta Romero, recordó su rectitud como director del periódico “La Nación”, ante sus quejas cuando sus artículos de opinión eran recortados. Marta Quéliz hizo alusión a su llegada como mujer a la redacción de ese periódico, cuando Ledesma lo que había pedido era “un hombre”. “A los dos días de prueba, Generoso me dijo que la plaza era mía porque había demostrado ser muy buena periodista”, dijo.

Ramón Pérez Reyes, Yvonne Franciso, Niza Campos, Jaime Rivas, Rosario Medina Gómez y Julissa Lorenzo, todos recién salidos de las aulas universitarias, se estrenaron como periodistas en “La Nación”, bajo la mirada directriz de Ledesma. “Fue una etapa excepcional, Generoso le imprimió a “La Nación” un espíritu de trabajar en equipo, reunió allí a veteranos que ningún otro medio quería junto a periodistas desconocidos y otros recién graduados y entre todos logramos llamar la atención.

Aquello fue una escuela, y él era nuestro maestro y guía”, dijo Pérez Reyes.

“El periodismo ha perdido a un profesional ético, que nunca ocultó la verdad y que le dio oportunidad a todo aquel que quería superarse”, expresó Yvonne Francisco.

“El decía que iba a vivir 95, pero se nos fue a los 61 y este ha sido un golpe irreparable”, expresó su hija África quien entre lágrimas, recordó las bondades de su padre y de cómo éste le fue inculcando su rectitud de principios y la vocación de practicar el periodismo para servir a la sociedad.

Fuente: Listin Diario