Acusan ocho por fraude de 100 millones Aduanas

0
33
La Dirección General de Aduanas y la Fiscalía del Departamento Judicial de Santiago presentaron acusación en contra de ocho personas, entre ellas el propietario de una empresa y un ex empleado aduanero, acusadas del fraude millonario por más de 100 millones de pesos  cometido en el 2010 contra esa institución.

La información fue revelada  por el consultor jurídico de Aduanas, Gerardo Rivas, quien de inmediato no precisó la totalidad de los nombres de los sometidos.

Rivas dijo que entre los sometidos figura el ex empleado  aduanero Gerard Estévez Cabrera y una empresa privada.

Al ser entrevistado por la vía telefónica, explicó que se trata de dos acusaciones, una de la Fiscalía de Santiago, que es mucho más amplia, y otra de la Dirección General de Aduanas, que envuelve a Estévez Cabrera ya una empresa privada.

Declaró que la Fiscalía de Santiago comunicó a la Dirección General de Aduanas sobre la presentación de su querella y que esa institución procedió de inmediato a presentar la suya por ante el Juzgado de la Instrucción de ese departamento de justicia.

La información fue ofrecida inicialmente por Rivas en el programa de investigación periodística policial y judicial “Tras las Huellas”, que conducen los periodistas José Cuevas y Celina Suriel y que se transmite los viernes de 8:00 a 9:00 de la noche por los canales 24 de Santo Domingo TV.

Aseguró que esa institución que dirige Rafael Camilo pedirá que se aplique todo el peso de la ley contra todo aquel que se dedique a contrabandear mercancías por los diversos puertos del país.

“El director general de Aduanas, Rafael Camilo sigue el ejemplo de Miguel Cocco, va a continuar trabajando para adecentar esa institución en todos los sentidos, dijo” Rivas.

Asimismo, aseguró que el punto más vulnerable para el contrabando lo es el puerto Multimodal Caucedo, del que hizo saber que no está bajo el control total de Aduanas.

Aseguró que las bebidas alcohólicas –whisky- y los electrodomésticos continúan siendo los productos de mayor contrabando por las aduanas dominicanas.

Aseguró que al tráfico de divisas ha ido en aumento por las medidas tomadas por el sistema bancario nacional y extranjero. Al grupo se le acusa de permitir el retiro de mercancías sin la debida fiscalización, a cambio de lo cual recibían alrededor de un millón de pesos cada semana.

En esa ocasión, el grupo, al igual que el director regional de la Dirección General de Aduanas en Santiago, fue detenido al concluir cuatro allanamientos realizados en sus respectivas residencias.

El fraude fue descubierto a mediados de julio del 2010 e inmediatamente la Dirección General de Aduanas (DGA) se querelló formalmente contra tres de sus empleados y el presidente de una empresa de transporte de mercancías, que alegadamente se dedicaban a despachar furgones repletos de artículos sin aplicar la verificación y controles aduaneros, práctica por la que recibían dinero y al mismo tiempo afectaban las recaudaciones fiscales con la evasión de millonarias sumas por concepto del no pago de los impuestos.

Cuando se detectó el caso, la DGA solicitó a la Procuraduría Fiscal de Santiago que amplíe y profundice las investigaciones para establecer las responsabilidades penales de los implicados y de otros posibles vinculados  con la actividad delictiva, en lo que se cree es una banda organizada dedicada a la evasión y al tráfico de mercancía a través de agencias de envíos de cargas que operan en territorio norteamericano y la República Dominicana.

En esa ocasión, la Fiscalía de Santiago realizó varios allanamientos y detuvo a por lo menos cuatro personas y anunció la persecución de otros, pero desde entonces nadie más ha sido apresado.  Durante los operativos la Fiscalía de Santiago se incautó de vehículos, dinero, locales y otros bienes.

En torno a los hechos, el director general de Aduanas, licenciado Rafael Camilo,  advirtió que “el que las hizo que las pague…”, y aseguró que las investigaciones en torno a la defraudación millonaria en perjuicio de la DGA “se profundizarán caiga quien tenga que caer”.

 

Fuente: El Nacional