Dirigentes PLD disgustados con general dirige escolta de Margarita

Muchos aducen que la actitud de la seguridad de Cedeño dirigida por el general, podría restarle votos a la candidata, por lo que los escoltas deben modificar el comportamiento.

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Durante la visita de dos días a esta ciudad la semana pasada de la candidata vicepresidencial del PLD, Margarita Cedeño Lizardo de Fernández, el manejo de su escolta (seguridad) se caracterizó por un comportamiento agresivo, excesivamente celoso, en el que abundaron bloqueos, empujones y hasta insultos. Durante una cena encabezada la aspirante en el hotel Hilton de New Jersey, se produjeron choques verbales entre destacados dirigentes del partido morado y el militar de alto rango.

No importaba que se tratara de destacados dirigentes oficialistas, coordinadores de campaña, funcionarios consulares y diplomáticos, periodistas, mujeres y hasta niños. Todos, fueron víctima de la conducta desordenada de la seguridad de Cedeño, cuyos oficiales al parecer, no han recibido las debidas instrucciones, entrenamiento para mantener las buenas relaciones humanas y la debida cortesía, aún en momentos de extrema tensión o estrés.

Responsabilizan directamente al General del Ejército Nacional Edison Marte Vázquez, jefe de la seguridad de la Primera Dama por ese comportamiento. El oficial es también director del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFFA).

La situación, que se verificó desde el mismo aeropuerto John F. Kennedy por donde arribó el 22 de febrero la Primera Dama, en una cena en El Bronx, caminata en el Alto Manhattan, actividades con mujeres, ancianos y otra cena en New Jersey, ha irritado de tal manera a la mayoría de dirigentes locales del PLD, que no han escondido sus disgustos, aunque los quejosos pidieron anonimato por temor a represalias.

Uno de ellos relató que si no hubiera sido porque actuó rápidamente al darse cuenta de que un miembro de la seguridad de Margarita, por poco se lleva de “encuentro” a su esposa e hijo, ella, se hubiese quedado sin dientes.

El hecho ocurrió cuando la Primera Dama salía del local del sector externo en la avenida Jerome y la calle 176 en El Bronx, luego de inaugurar el espacio. Durante el “mano a mano” en el Alto Manhattan, los escoltas volvieron a asumir la agresiva actitud, tendieron un cerco a la candidata y se produjeron agrias discusiones entre los dirigentes de la campaña peledeísta y algunos de los oficiales que acompañaban a Margarita.

Lo peor ocurrió en su última actividad de la agenda en New Jersey, cuando el general Marte Vázquez, empujó al embajador alterno en la ONU, coordinador regional en el Noroeste de Estados Unidos de la campaña, ex Cónsul General y presidente del PLD en el estado jardín.

Ante el hecho, el actual cónsul Máximo Corcino reclamó al militar y le explicó que Montilla era de los organizadores de una cena encabezada por Margarita.

-Yo soy un general, le dijo Marte a un funcionario muy cercano al presidente Leonel Fernández a lo que éste le respondió “usted será general allá (República Dominicana), pero aquí quienes sabemos lo que hay que hacer somos nosotros”.

La discusión en calentó y por suerte y gracias a la intervención de otros dirigentes que calmaron la confrontación verbal, se quedó en discusión.

El hecho no es nuevo, el año pasado durante un acto que encabezó Cedeño en la sede consular neoyorquina y en la que reconoció a la delegación dominicana que participó en un maratón de campo y pista organizado por la alcaldía, uno de sus espalderos, también actuó de manera insensata, incluso irrespetando la condición de mujer de una destacada periodista que trataba de entrevistar a la Primera Dama.

Este reportero también se vio forzado a discutir con el oficial.

Los dirigentes del PLD pidieron a la candidata vicepresidencial tomar medidas o reorientar el comportamiento del general Marte para que en próximas visitas a la urbe, no se reedite la situación.

“Entendemos perfectamente el trabajo y a lo que se exponen los escoltas de la Primera Dama, responsables de proteger su vida por encima de cualquier otra cosa, pero también ellos tienen que comprender que nosotros estamos haciendo un trabajo político y electoral para mantener al partido en el poder”, dijeron los quejosos.

Algunos de los que asistieron a las actividades, dijeron que Margarita lucía incómoda y a veces hasta sofocada por el manejo de su seguridad frente a la dirigencia local del PLD y a la gente común que trataba de acercarse a ella para saludarla, mostrarle sus afectos y fotografiarse.

Muy pocos lograron ese deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *