Mueren 300 reos calcinados tras incendio en cárcel de Honduras

0
118

TEGUCIGALPA  — Un incendio dejó al menos 300 muertos y una veintena de reos lesionados en una cárcel estatal de la región central de Honduras, informó el miércoles una funcionaria.

El siniestro se registró el martes por la noche en Comayagua, ciudad a unos 140 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Muchos reos quedaron atrapados en sus celdas y gritaron al ser rodeados por el humo y las llamas, dijo el vocero de los bomberos de Comayagua, Josué García, quien calificó de “dantescas” las escenas que observó en el lugar, cuando participo en las labores para extinguir el fuego.

“Unos 100 prisioneros murieron calcinados o asfixiados por los gases provocadas por las llamas en el interior de sus celdas, que estaban aseguradas con candados. Lamentablemente no pudimos sacarlos por no tener las llaves a mano y no hallar al guardia que las portaba”, añadió.

Lucy Marder, directora del Departamento de Medicina Forense del Ministerio Público, dijo que “la cifra de muertos podría ser superior a los 300 prisioneros”.

En una rueda de prensa transmitida por la radio nacional, Marder indicó que un equipo de médicos de la fiscalía se ha trasladado a Comayagua a realizar las tareas de identificación.

“Tenemos un gran trabajo por delante, que podría durar dos semanas”, para identificar los cadáveres, dijo.

Informó que una mujer, que realizaba una visita conyugal a su marido, pereció en el incendio.

En la cárcel había 852 reos. Al pasar la lista en la madrugada, faltaban 356.

“La mayoría de ellos podría haber muerto, y otros resultaron con quemaduras, escaparon o sobrevivieron”, dijo a The Associated Press Ramón Custodio, comisionado nacional de Derechos Humanos..

Marder añadió que nueve reclusos con quemaduras graves recibían asistencia médica en el Hospital Escuela de Tegucigalpa, y otros 12 en el Hospital Santa Teresa de Comayagua. Así, sumaban 21 los hospitalizados.

“Por eso, la cifra de fallecidos podría ascender a medida que hacemos el recuento”, señaló.