Criollo extraditado enfrenta cadena perpetua por asesinato estudiante en Carolina del Sur

0
69

El cadáver de Schiavone, fue encontrado en el apartamento del acusado con varios balazos y las investigaciones situaron a Mejía como el principal sospechoso del asesinato.

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Carlos Luis Pinales Mejía, un criollo extraditado desde la República Dominicana por la muerte de la estadounidense Amber Schiavone en Carolina del Sur, fue acusado formalmente el pasado viernes en la Corte Criminal del condado Rock Hill, donde se le imputaron cargos por asesinato en tercer grado y posesión criminal de un arma ilegal, además de evadir la justicia.

Enfrenta cadena perpetua si es declarado culpable y tenía un largo prontuario delictivo en ese estado. El juez le negó la fianza y ordenó mantenerlo en prisión hasta una próxima vista.

Mejía, huyó de los Estados Unidos luego de cometer presuntamente el crimen y se escondió en su país natal, donde fue ubicado por el servicio de inteligencia de los US Marshalls (alguaciles), siendo arrestado por agentes de la Policía Nacional y posteriormente aprobada su extradición a Carolina Sur en la Suprema Corte de Justicia.

El criollo fue traído el jueves de la semana pasada a Rock Hill y el viernes fue presentado en la corte para que respondiera por las acusaciones. La víctima fue hallada por su novio, pero las autoridades no han clarificado si ella y el dominicano se conocían antes del crimen.

Mejía de 24 años de edad, quedó en custodia sin derecho a fianza. El asesinato de la mujer fue perpetrado el 30 de enero del 2008 en el apartamento del matador situado en el edificio 1035 de la calle Hearn, cerca del Parque de los Cerezos a cuatro millas de Rock Hill.

Los disparos fueron hechos con una pistola semi automática calibre 9mm, según dijeron los fiscales en el tribunal. Stephanie Schiavone, hermana de la víctima y de 23 años de edad, dijo el viernes que su vida ha sido muy difícil después de la muerte de Amber y que se sentía desesperada, temiendo que el asesino nunca fuera capturado.

“Mi mayor emoción es la de que estoy muy feliz hoy”, exclamó la joven en la corte, agradeciendo a los US Marshalls y a la policía de Rock Hill el buen trabajo de inteligencia para arrestar al dominicano.

“Cuando me dieron la noticia, el asesino venía en camino y arrestado a los Estados Unidos, ni siquiera puedo describir lo que sentía en mi interior, se siente bien saber que no volverá a asesinar a más nadie”, añadió la hermana de la muerta.

Indicó que está llena de odio contra el dominicano asesino.

“El, pagará por mucho tiempo su crimen y mi hermana podrá descansar en paz”, manifestó. En similares términos se expresó un tío de la víctima, Robert Schiavone de 50 años de edad, quien expuso que está muy complacido al conocer la noticia sobre la extradición de Mejía.

La víctima era estudiante de Administración de Empresas en el Colegio Tecnológico York de Carolina del Sur y su madre murió hace dos años en el centro de quemaduras del hospital local. Amber, la asesinada, residía en el 1113 de la calle Pecan Circle y su cuerpo fue encontrado en el pasillo del apartamento de Mejía.

El dominicano tiene un largo prontuario delictivo, que según la policía de Rock Hill, incluye arrestos por conducta temeraria, manejar un vehículo sin registro, varios cargos por conducir sin licencia, porte ilegal de un arma de fuego, asalto y agresión agravada en primer grado en relación a una pelea en un club nocturno el 14 de diciembre del 2008.

Por la última acusación Mejía estaba en libertad bajo fianza.