Enmascarados siembran temor entre comerciantes en PR

Los individuos perpetraron un atraco en la residencia de la comerciante, también de nacionalidad dominicana, Paula Soriano, en el que asesinaron a su yerno cuando los enfrentó con una pistola calibre 25.

Por Jessy Mendez

SAN JUAN,Puerto Rico.-Agentes de la Division de Homicidios y de Robos del CIC de Bayamón persiguen a un grupo de enmacarados que han sembrado el temor entre comerciantes dominicanos radicados en esta isla y que el pasado lunes asesinaron de un balazo en la cabeza al quisqueyano Carlin Montes Encarnación durante un robo domiciliario en el municipio de Catano.

Los agentes dijeron que la pandilla desde el pasado año ha cometido un sin número de robos domiciliarios contra comerciantes dominicanos y chinos, los cuales la mayoria no son denunciados a la policia.

Los agentes compartían información y habían entrevistado a un hombre que se cree está vinculado a la banda. Los oficiales lamentaron que tanto en los casos de los comerciantes dominicanos y chinos no han tenido la cooperación para identificar a los ladrones.

El atraco en el que fue asesinado Montes Encarnación, oriundo de la provincia de San Juan de la Maguana, en la República Dominicana, ocurrió antes de la 5:00 de la madrugada.Tres individuos enmacarados con herramientas penetraron por la fuerza en la vivienda de Soriano, en la segunda planta del 104 de la calle Las Flores en Catano.

Encarnación se había estado quedando en la casa desde que el fin de semana pasado los asaltantes intentaron robar en la misma y aparemtemente estaba armado con una pistola calibre 25 que portaba ilegalmente y la que fue  hallada debajo de su cadáver.

Los asaltantes entraron a la habitacion de Soriano, quien dormia con un amigo y con cinta adhesiva los ataron de manos y pies y los amordazaron. Despues entraron a la habitacion donde dormia el nieto de Soriano, un niño de 10 anos de edad, al que le ordenaron arroparse con la sabana de pies a cabeza.

Durante el recorrido por las habitaciones por los asaltantes , Encarnación, quien tenia domicilio en la urbanizacion Los Angeles en Carolina,salio a enfretarlos y lo mataron disparándole a la cabeza.

Luego de que le dieran muerte  a su yerno, Soriano les dijo a los asaltantes que se llevaran las llaves de su negocio, el restaurante Jenny, ubicado cerca de la casa, el cual tenia alquilado hace un ano.

Los asaltantes huyeron mientras la comerciante logró con los dientes cortar la cinta adhesiva de sus munecas para llamar a la policia .Los agentes trabajan con cuidado la escena para tratar  de levantar evidencia y atrapar los ladrones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *