En Cuba no renuncian al partido único

0
60

El presidente de Cuba, Raúl Castro, clausuró ayer una inédita Conferencia Nacional comunista con una cerrada defensa del modelo de partido único, al que la isla no renunciará por ser un “arma estratégica” para su unidad y soberanía frente a las agresiones del “imperio”.

A quienes pensaron que este cónclave iba a suponer “el inicio del desmontaje del sistema político y social” de la revolución cubana, el general Castro, de 80 años, les respondió que la isla no renunciará al partido único porque eso supondría “legalizar en suelo patrio al partido o los partidos del imperialismo”.

También a los que exigen restaurar el modelo “que existió bajo el modelo colonial de Estados Unidos” les instó a tener en cuenta la “historia de permanente agresión, bloqueo económico e injerencia” que enfrenta Cuba, a la que definió como una “plaza sitiada”.

El poder político
En su rechazo al multipartidismo, el mandatario cubano cuestionó la vigencia y utilidad de las democracias representativas donde, dijo, el poder político se concentra en la élite económica y financiera y donde las mayorías no cuentan o son reprimidas “brutalmente” cuando se manifiestan.

Con el discurso de Raúl Cas- tro, de unos 45 minutos, y entre los sones de “La Internacional”, cerró ayer domingo la primera Conferencia Nacional que ha celebrado el Partido Comunista cubano para revisar sus métodos de trabajo y política de cuadros.

Uno de los asuntos más destacados en la agenda de este cónclave era la aprobación del límite a un máximo de dos períodos de cinco años consecutivos en los mandatos de cargos políticos y estatales, que el presidente cubano ya anunció el pasado abril en el VI Congreso del partido.

Raúl Castro ratificó ayer ese compromiso aunque no ofreció plazos concretos sobre cuándo entrará en vigor la medida: solo señaló que se aplicará sin esperar a la reforma constitucional correspondiente y que su implementación será paulatina.

Un asunto que ocupó buena parte de su discurso fue el problema de la corrupción, “uno de los principales enemigos de la revolución, mucho más perjudicial que el multimillonario programa subversivo e injerencista del Gobierno de Estados Unidos dentro y fuera del país”.

 “BRUTALES CAMPAÑAS” CONTRA LA ISLA  
No se olvidó Raúl Castro de acusar a Estados Unidos y países “comprometidos con la subversión” por las “brutales campañas” que despliegan contra la isla, en una alusión al caso de Wilman Villar, el preso miembro de la ilegal Unión Patriótica de Cuba que falleció en una huelga de hambre en la cárcel.

Salvo el discurso de Raúl Castro, transmitido en la televisión cubana en diferido, poco o nada ha trascendido hasta el momento sobre los acuerdos concretos de la Conferencia del PCC. Según informa la agencia cubana Prensa Latina, se aprobó una resolución “que recoge el papel del partido en el cumplimiento” del plan de reformas económicas del país.

EFE