Bajo amenaza de crisis el PRSC

0
3

La elección del candidato a la Presidencia de la República coloca por tercera vez consecutiva al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) a la puerta de la crisis.Mañana, a diez años de la muerte de su fundador y máximo líder Joaquín Balaguer, la desgastada organización decidirá mediante asamblea extraordinaria si ratifica o no los poderes otorgados a su presidente, Carlos Morales Troncoso, para que pacte una alianza electoral con cualquiera de las fuerzas políticas reconocidas por la Junta Central Electoral (JCE).

Los preparativos del evento siguen su curso acelerado pese a que los precandidatos Ricardo Espaillat, Guillermo Caram y Oscar Santiago Batista, junto a los dirigentes Danny Perdomo, Eddy Alcántara, Roberto Féliz y Alfonso (Niño) Fermín solicitaron que el Tribunal Superior Electoral (TSE) anule cualquier decisión contraria a los mandatos del III Congreso Joaquín Balaguer, donde las bases del PRSC decidieron ir a las elecciones del 20 de mayo con un candidato propio. 

El conflicto se intensifica con las voces disidentes del diputado Víctor (Ito) Bisonó y el senador y dirigente histórico Amable Aristy Castro, quienes acusan a Morales y a sus seguidores de atentar contra la existencia del partido rojo.

El escenario no es muy diferente al del 2003, año en que el fenecido Jacinto Peynado y el ahora alternativo Eduardo Estrella protagonizaron la primera crisis interna post-Balaguer. Luego de que la JCE declara a Estrella ganador de la convención celebrada el 30 marzo, Peynado acusó de fraude a su contrincante, e impugnó los resultados.

Porque sus argumentos no fueron aceptados por la Junta, el exvicepresidente pasó a descalificar a la institución, y dio pie a un tranque que nunca se superó del todo.

Dividido pues, el PRSC con Eduardo Estrella en la boleta apenas alcanzó el 8.65% de los votos de las elecciones presidenciales de 2004.

En el 2007, la ausencia de Balaguer de nuevo se hizo notar. En víspera de la convención del 10 de junio ya Lila Alburquerque hablaba de una guerra de papeletas abierta por Aristy Castro para comprar los votos de los seguidores de su principal opositor interno, el recurrente Eduardo Estrella.

Las votaciones no estaban concluidas cuando Estrella habló de fraude en Jarabacoa, La Vega y otros puntos del país. En el momento la facción del hoy senador de La Altagracia aseguraba que había ganado con el 55% de los sufragios internos.

Las escisiones no tardaron en llegar. Por ejemplo, el senador por María Trinidad Sánchez, Félix Vázquez, salió del partido con un grupo de dirigentes fieles a él porque consideraba que la propuesta del candidato era vacía y desfasada, mientras que un bloque encabezado por Humberto Salazar respaldaba abiertamente la reelección del presidente Leonel Fernández y el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Como todos los pronósticos anunciaron, el reformismo volvió a perder las elecciones de mayo del 2008 (4.5% de los votos), y los dirigentes descontentos, con Bisonó y Salazar al frente, comenzaron a pedir la renuncia de Federico (Quique) Antún Batlle de la presidencia, y la conformación de una nueva directiva.

Hasta el momento, ningún movimiento institucional ha conseguido desvanecer la imagen de extinción progresiva que identifica al  reformismo desde el 2002.
Morales Troncoso dijo ayer que la convención de este domingo servirá para fortalecer y expandir la estructura del partido, que, de acuerdo a los avances del diputado Marino Collante, seguro fijará alianza con Danilo Medina y el oficialismo.

Salazar dice que Ito y Aristy pretenden boicot

El dirigente reformista Humberto Salazar aseguró ayer que los dirigentes Víctor (Ito) Bisonó y Amable Aristy Castro tienen un plan concebido para interrumpir con hechos violentos la asamblea extraordinaria que el Partido Reformista celebrará mañana en el hotel Dominican Fiesta. “Todo se ha hecho de manera transparente e institucional.

De manera que nosotros responsabilizamos a Amable y a Ito de todo lo malo que eventualmente pudiera producirse”, dijo Salazar a través de un documento enviado a los medios.

Fuente: El Caribe