Martelly está dispuesto a perdonar a Duvalier

0
5

Davos, Suiza.-El presidente haitiano Michel Martelly insinuó ayer jueves que indultaría al ex dictador Jean-Claude Duvalier ya que la reconciliación nacional es más importante que castigar a “Baby Doc” por su sangrienta tiranía.

En entrevista con The Associated Press en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, Martelly dijo que respetará la independencia del juez que debe resolver en los próximos días si Duvalier ha de ser juzgado por corrupción y violaciones de los derechos humanos.

Exiliado en 1986, Duvalier regresó a Haití el año pasado. Sin embargo, Martelly dio a entender que le apetece poco un juicio que podría ser explosivo en esta nación caribeña que intenta recuperarse de décadas de agitación política y un terremoto que la arrasó hace dos años.

“Mi pensamiento es crear una situación en la que unimos a todo y creamos la paz y perdonamos a las personas: no olvidar el pasado, porque debemos aprender de él, sino sobre todo pensar en el futuro”, dijo. “No podemos olvidar a los que sufrieron en esa época, pero creo realmente que necesitamos la reconciliación en Haití”.

Fuerzqa de seguridad
Martelly dijo por otra parte que creará una fuerza de seguridad haitiana para mantener el orden sin las fuerzas de paz de la ONU.

Los más de 11,000 efectivos militares y policiales extranjeros que patrullan Haití desde 2004 han sido acusados de abusos sexuales y además se sospecha que fueron el origen de un brote de cólera que ha matado a casi 7,000 personas.

El presidente se negó a culpar a Naciones Unidas, al afirmar que cada solda- EFE do es responsable de sus propias fechorías, pero dijo que quiere crear una fuerza de seguridad que dé trabajo a entre 3,000 y 5,000 jóvenes y ayude al país a autosustentarse.

En cuanto a la partida de los efectivos de la ONU, Martelly se negó a poner plazos, ya que necesita la cooperación extranjera, dijo, para financiar y entrenar su fuerza de seguridad.

“Trabajamos con ellos para elaborar un calendario de su retiro”, dijo. “No quiero que las naciones de las fuerzas de paz sientan que las estoy expulsando”.