De votos y responsabilidad

0
3

Resulta natural que algunas personas se incomoden cuando leen artículos que no son de su preferencia. Y más ahora que estamos en tiempo de elecciones. Los ánimos se desbordan y el fanatismo suele cegar.

Escrito por: Oquendo Medina 

  Por lo tanto, lo más que quisiesen esas personas es que, mientras dure el proceso electoral, su candidato sea criticado lo menos posible, que tanto los yerros como sus debilidades no sean dados a conocer; pero, al mismo tiempo, sí  desean que sea  elogiado lo más  que se pueda.

Piensan que sólo así podrían mantener activado su ego a nivel de tranquilidad y alegría.

No olvidemos que la verdadera importancia de la crítica radica en que cuando se ejerce de manera sincera y certera, y es sostenida por un alto grado de autenticidad, nos abre los ojos y nos obliga a reflexionar, ejercicio que siempre redundará en beneficio nuestro y en beneficio de la colectividad.

De manera que no se trata de cuántas veces un articulista critique, con razón desde su punto de vista, a un candidato presidencial, sino de cuántas veces ese mismo candidato comete errores en su comportamiento y en su hablar cotidiano; por igual en sus planteamientos acerca de lo que ha acontecido en términos económicos y sociales en nuestro país, y  a la vez los aportes que supuestamente ofrecería como soluciones viables para que nuestra sociedad continúe marchando por el camino del progreso, la estabilidad y modernidad.

Y así las cosas, es válido recordar que el ejercicio del voto no sólo es una obligatoriedad, sino que además es asunto de compromiso con usted mismo, con la familia y, por supuesto, con la sociedad.

Una equivocación, en medio de esta crisis mundial, podría fácilmente llevar a nuestro país, la República Dominicana, hacia un callejón sin salida.

Por ello al momento de estar dentro de centro de votación, hay que actuar con mucho valor y conciencia, puesto que está en juego el destino suyo y también el destino de los demás.

Definitivamente,  el licenciado Danilo Medina, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, el partido de los morados, tiene una visión y una misión mucho más adelantada que Hipólito Mejía.

La realidad siempre será la realidad, aunque algunas personas rabiosamente rechacen aceptarlo.

Lo cierto es que el candidato de los morados  se perfila como todo un estadista, como un político diestro en el  arte de gobernar.

Queda escrito

.(oquendomedina@hotmail.com)