Vargas Maldonado expresa interés de reunirse con el candidato Hipólito Mejía

0
3

El presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas, dejó constancia de su interés de reunirse con el candidato presidencial Hipólito Mejía, para  juntos pasar revista a los inconvenientes y divergencias surgidas entre ellos luego de la convención del 6 de marzo, en la que Mejía fue nominado como candidato presidencial del PRD para las elecciones del 20 de mayo próximo.

El dato está incluido en la comunicación  fechada 19 de septiembre, con la que  Vargas le contestó a Mejía otra misiva de dos semanas atrás.

El presidente del PRD se despide afirmando: “Finalmente, compañero candidato, cónsono con lo que ha sido la actitud asumida por nosotros a raíz de la situación post convencional, estaremos a la espera de su regreso del exterior del país, para coordinar la reunión solicitada por usted”.

Hoy tuvo acceso al contenido de la carta de Vargas, hasta ahora inédita, en la que el presidente del PRD le dice al candidato que “en atención a su comunicación del pasado 6 de septiembre nos complace saludar su decisión de reunirnos para que juntos pasemos revista a lo que hasta ahora ha acontecido, desde que fuera usted proclamado y juramentado por nosotros como candidato presidencial de nuestro partido, en la XXIX Convención de Delegados del 8 de mayo, de lo cual han transcurrido ya más de cuatro meses”.

Una explicación.  Vargas aludió a esa carta luego de que Mejía declaró públicamente que tenía 10 meses esperando al presidente del PRD para reunirse a coordinar su integración a la campaña.

El presidente perredeísta ha sido reiterativo en afirmar que está integrado desde que juramentó a Mejía, cuando propuso a la convención una amnistía a todos los perredeístas fuera del partido, incluyendo a Enmanuel Esquea Guerrero. Al respecto, Vargas  exhortó “a respaldar a nuestros candidatos y a trabajar unidos  para ganar  el poder y hacer los cambios que la población reclama”.

Precisamente Enmanuel Esquea y los demás integrantes de la Comisión Organizadora de la Convención del PRD han sido motivo de fuertes divergencias entre Mejía y Vargas, ya que el último ha sostenido que ese organismo actuó con parcialidad en el proceso de elección del candidato presidencial perredeísta.

A propósito y respondiendo un aspecto de la misiva anterior de Mejía, Vargas subraya en  su carta que “Gran sorpresa nos ha causado su expresión de ‘ejemplar escrutinio’, refiriéndose al pasado proceso convencional, en razón de tratarse de un tema suficientemente debatido y que decidimos dejar en el pasado, luego de que el 11 de abril de este año documentamos de manera pública y contundente las irregularidades que le restaron transparencia y pulcritud y cuyos resultados aceptamos por la unidad, fortalecimiento y espíritu de triunfo a favor de nuestro partido”.

En la introducción de su carta del 6 de septiembre, Mejía había señalado que  “Cumplidos cinco meses que el PRD, luego de un ejemplar escrutinio, me proclamó como candidato presidencial para las elecciones nacionales del próximo 20 de mayo, y decantado ya el proceso de selección del Comando de Campaña en cabal cumplimiento con el Protocolo de Integración,  que suscribimos al efecto, quiero reiterarte mi compromiso irrestricto con el cumplimiento del Pacto de Compañeros que ambos firmamos el pasado 3 de marzo de 2011”.

La integración. El tema de la integración fue otro motivo de divergencias, ya que al respecto Vargas puntualizó que había sido violado en diferentes formas, lo que habría “sembrado en nuestros seguidores la percepción de que el apoyo de dirigentes y militantes que respaldaron nuestras aspiraciones no hace falta para el triunfo, sumado al exceso de triunfalismo que exhiben algunos de sus seguidores que genera marginalidad y exclusiones, lo cual puede afectarnos sensiblemente de cara a las elecciones del 20 de mayo próximo, tal y como hemos advertido en diferentes escenarios”.

Mejía no crea condiciones.  Desde entonces, el cuadro crítico del PRD ha cambiado poco. Por una u otra razón, el presidente del PRD y el candidato presidencial Mejía no han creado las condiciones para encontrarse. En el camino, declaraciones de uno y otro no han contribuido  para que ambos políticos se reúnan, traten sus diferencias y asuman acuerdos de cara al compromiso electoral del PRD.

Los miguelistas levantan los frecuentes viajes de Vargas Maldonado al exterior, en su mayoría para cumplir compromisos políticos, como argumentos para excusar la posibilidad de un encuentro.

Pero la gente de Mejía no los cree y los entiende como evasivas. Mientras, desde fuera del PRD las diferencias son hiperbolizadas con intenciones puramente electorales.

Fuente: Periódico Hoy