www.diasporadominicana.com

A una gran mujer: Julita Guzmán, mi madre

EL PRIVILEGIO de recordar, por ejemplo, cuando lactaba el pecho es una sensación tan sublime que resulta indescriptible. Esa infusión de vida que la madre da al bebé, después de nacido, es tan natural como hermoso, pero, hoy día, en el mundo moderno se va perdiendo, por estética o comodidad.

Por Sucre Vásquez

Aún es más si se extiende a dos o tres años, como en mi caso personal, que estuve asido al pecho de mi madre, Julita Guzmán, por unos 36 meses. Es una bendición que dura para toda la vida.

El pecho materno, además de ser un suero alimenticio completo ( que desarrolla al máximo el cerebro ) aporta una seguridad y una incomparable sensación de felicidad y fortaleza emocional, de equilibrio, salud, mejor que toda la medicina pediátrica, al tiempo que propicia un control natural para procrear, lo que permite que la madre tenga óptimas condiciones para concebir criaturas más fuertes y mejor preparadas para la existencia.

La mujer es la portadora de la vida y la matriz de la existencia. Su fuerza radica en proporción a su aparente debilidad, mientras más femenina, más fuerte. El pensamiento de la mujer es de ensueño, optimismo y está facultada, por su género, para una visión de la conveniencia, prudencia. combinado con su optimismo característico.

El hombre con toda su fortaleza vital y firmeza de objetivo precisará siempre del regazo femenino para ejecutar sus visiones y debe quedar conectado al cordón invisible que nutre a toda la especie . Las otras mujeres que vienen de relevo se formarán con la madre, nodriza esencial para la fortaleza y crecimiento de toda sociedad, siempre, siempre.

Mujeres, madres, nodrizas todas, en sus respectivos roles, son la rosa perfumada en medio de la aridez y falsedad de la existencia.Remedia la mujer las angustias y, su mente y brazo sublime motoriza, determina, la felicidad en la familia, en la sociedad.

Es, la mujer, tan amorosa que prefiere morir en vez de entrar en la dinámica: de mal por mal, entrega el vestido al malvado que la acosa. Sufre y no baja de su pedestal, como un ser predestinado para el amor… esa es su naturaleza, como el sándalo que perfuma aún cuando es herida

*El autor es periodista

http://sucrevasquez.wordpress.com

URL: http://diasporadominicana.com/?p=8283

Escrito por en Ene 14 2012. Archivado bajo Blog, Multimedia, Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

2 Comentarios por “A una gran mujer: Julita Guzmán, mi madre”

  1. Freddy Reyes

    Los companeros perredeista en ultramar debemos dar ejemplos de unidad cordura.
    Nuestro objetivo comun es derrotar al P.L.D y sudesgobierno.l

  2. Freddy Reyes

    Los companeros perredeista en ultramar debemos dar ejemplos de unidad y cordura.
    Nuestro objetivo comun es derrotar al P.L.D y su desgobierno.

Deja un comentario

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes