www.diasporadominicana.com

El año 2012 y las perspectivas de la economía

Hoy vuelvo a escribir sobre economía. Y me siento en el deber frente a los lectores de emitir alguna opinión acerca de las perspectivas económicas para el año que entra.

Por Isidro Santana

La verdad que cuando se inició esta crisis internacional los más reconocidos analistas del mundo no se equivocaron al prever que sería profunda y larga. En lo que sí se equivocaron fue en pensar que el mundo subdesarrollado sufriría las consecuencias como en ocasiones anteriores.

Como las cosas no pintan muy bien para los países del norte rico, no es posible ser optimistas acerca de lo que nos espera a los dominicanos. Pero la experiencia de los últimos cuatro años también nos ensena que las economías de América Latina pueden sobrellevar la situación sin mayores traumas.

La actual crisis se inició con la deuda hipotecaria de los hogares (subprime) en los Estados Unidos a mediados del 2007; cuando se convirtió en una crisis financiera de gran envergadura, por los llamados derivados tóxicos, la alarma fue tan grande que prácticamente todos los gobiernos entendieron que se necesitaba, lo que se llamaría en el lenguaje médico, un tratamiento de electro shock.

Pero, siguiendo con el lenguaje figurado, el artefacto a usar para la descarga funcionaría con una sola batería, de modo que se necesitaba ser certero en la aplicación de la descarga, aplicarla en el lugar, el momento y con la intensidad adecuada para resolver el problema de una vez, porque si fallaba, no habría energía para mas tratamiento. Y falló.

En términos económicos el tratamiento significaba que el fisco gastara mucho dinero y cobrara pocos impuestos. De golpe. Para que se reactivara el consumo, el crédito, la inversión y en general las actividades productivas y el empleo. Y que la gente perdiera el miedo al desempleo para que pudiera seguir consumiendo. El problema era que lo que hizo el fisco significaba mucho más deuda pública, y una vez los gobiernos estuvieron endeudados hasta el cuello, ya el temor pasó a ser otro, y no encuentran qué hacer para estimular la economía.

Los mercados han reaccionado así condenando a varios países, y ahora la preocupación ha dejado de ser la crisis, el desempleo y la pobreza de la gente. Ahora muchos economistas y dirigentes opinan que lo que se impone es recortar gastos para comenzar a conjurar las deudas.  De modo que vamos a tener crisis internacional para largo. Las proyecciones para el 2012 son de muy poco crecimiento, con tasas en torno al uno por ciento en aquellos países con la suerte de tener crecimiento positivo, como Estados Unidos, Francia y Alemania.

Esas previsiones para el mundo desarrollado terminarán afectando a las economías de América Latina y de Asia, que hasta ahora han salido muy bien paradas. Pero para la República Dominicana hay algunas cosas buenas. Una es que nuestro país es un importador neto de alimentos y bienes primarios, y esa situación presionará hacia abajo los precios, incluyendo el petróleo. Otra cosa es que, pese a la crisis, la gente sigue viajando por el mundo. El turismo internacional ha sido relativamente poco afectado, y eso beneficia a la República Dominicana.

Pero el más importante de todos es que, siendo el país tan deficitario en su comercio exterior, es altamente dependiente de que entren capitales para preservar la estabilidad. Y con tasas de interés cercanas a cero en el mundo desarrollado, siempre será grande el atractivo para que sigan llegando capitales a países como el nuestro. Particularmente cuando el Gobierno Dominicano paga tasas de alrededor de 7%  en bonos en dólares, y de 16% para aquellos que se arriesguen a comprarlos en pesos, asumiendo el riesgo cambiario.

De todas formas, para esto se necesita mantener el clima de confianza. Lo cual significa, en gran medida, mantener un acuerdo con el FMI. Esa es la parte más difícil, tomando en cuenta que este año el subsidio al sector eléctrico ha resultado más grande que lo establecido en todas las negociaciones y renegociaciones, y el déficit fiscal superará con mucho el tope negociado, a pesar de haberse hecho una reforma tributaria para completar el presupuesto.

Y que todo apunta a un déficit muy grande en el 2012, por tres razones: los ingresos no alcanzarán ni mínimamente lo proyectado, el subsidio eléctrico volverá a ser mayor y los gastos a que suelen conducir los períodos electorales podrían desbordar lo establecido en el presupuesto. Podríamos tener un déficit de varios puntos porcentuales del PIB.

Sin embargo, es muy posible que el acuerdo con el FMI no sea imprescindible para que sigan entrando capitales, aunque no los capitales baratos del Banco Mundial, el BID y el propio Fondo. Pero para el Gobierno lo importante es que entren. Y el faltante podría cubrirse comiéndose las reservas monetarias, y que el gobierno entrante se las arregle. De eso ya hay experiencia.

Con eso se mantendría la estabilidad cambiaria (siempre que los agentes económicos confíen en que las reservas aguantan), con menos inflación que este año y algo de crecimiento positivo. El castigo para los sectores productivos y para los hogares deudores podría venir por más altas tasas de interés, para mimar los capitales, para que no huyan, para que se acerquen más.

*El autor es Economista. Investigador y consultor económico

en políticas macroeconómicas, particularmente en el área fiscal, así como en políticas sociales.

URL: http://diasporadominicana.com/?p=7124

Escrito por en Dic 31 2011. Archivado bajo Multimedia, Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes