Bithorn, primer boricua en Grandes Ligas, murió hace hoy 60 años

0
7

San Juan, (EFE).- Puerto Rico recuerda hoy el 60 aniversario de la trágica muerte del lanzador Hiram Bithorn, primer pelotero puertorriqueño en jugar en las Grandes Ligas, en la ciudad de Victoria, en México.

Bithorn, que nació en el barrio capitalino de Santurce en el 1916, falleció a sus 35 años en un aparente asalto en el país centroamericano.

El aficionado Jorge Fidel López indicó en un comunicado de prensa que Bithorn comenzó de niño como atleta y luego pasó a practicar el béisbol en la liga “Boys Charity” a finales de los 1920 con el equipo Santurce Stars.

López, quien en los próximos meses publicará un libro sobre Bithorn, sostuvo que el fenecido pelotero inició a destacarse jugando la tercera base, pero por la rapidez de sus tiros a la inicial, pasó a convertirse en lanzador.

En el 1935, Bithorn representó a Puerto Rico en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en El Salvador, donde jugó con los equipos de baloncesto y voleibol, obteniendo medallas de plata y bronce, respectivamente.

Fue con esa destacada participación, que Bithorn comenzó su largo peregrinaje a las Grandes Ligas.

A sus 20 años, firmó como pelotero profesional con la organización de los Yankees de Nueva York, jugando en las Ligas Menores con el equipo de Norfolk, convirtiéndose así en el primer boricua en jugar con la legendaria novena.

El debut de Bithorn en las Ligas Menores fue el 24 de abril de 1936, donde venció al equipo Postsmouth, 4-1. El pelotero boricua ayudó a Piedmont al campeonato de la liga.

Bithorn después pasó a jugar varios años en Triple A en la Liga de la Costa del Pacífico.

En el 1938, celebrándose el primer año de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico, Bithorn jugó con los Senadores de San Juan.

Irónicamente, Bithorn representó ese año a los Senadores como jugador extranjero porque era considerado un lanzador superior. No solo jugó como serpentinero, sino también en los jardines y la primera base.

No solo Bithorn fue un jugador regular con los Senadores, sino que también dirigió al equipo, convirtiéndose en el piloto más joven (22 años) en la historia de la Liga.

Bithorn llegó a jugar con los Senadores en varias temporadas, incluyendo la del 1945, donde ganaron el campeonato.

No obstante, fue el 15 de abril de 1942 que Bithorn escribió su nombre en el libro de la historia deportiva de Puerto Rico al convertirse en el primer puertorriqueño en jugar en las Grandes Ligas con los Cachorros de Chicago.

Bithorn hizo su debut profesional frente a los Cardenales de San Luis como relevista en la séptima entrada al entrar a sustituir Jack Mooty.

El partido terminó a favor de los Cardenales, 4-2.

Bithorn terminó dicha temporada con marca de 9-14 y una efectividad de 3.68. Al próximo año, fue líder en blanqueadas en la Liga Nacional con 7, con efectividad de 2.60, ganando 18 juegos y perdiendo 12.

En el 1943, ingresó como voluntario en la Guardia Costera de los Estados Unidos, donde estuvo tres años.

Bithorn regresó a las Grandes Ligas en el 1946 con los Cachorros, terminando con récord de 6-6.

Su último año fue con los Medias Blancas de Chicago, jugando solo dos partidos como relevista.

Posteriormente, Bithorn participa como árbitro en diferentes ligas menores de Puerto Rico, Estados Unidos y México. EFE