PRD termina 2011 sin lograr su unidad

0
6
Las diferencias entre el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Hipólito  Mejía, y el presidente de esa organización, Miguel Vargas Maldonado, es una de las noticias más resaltantes del año en el ámbito político.

A ocho meses de la convención del PRD, no han cicatrizado las heridas que dejaron esa pugna entre Mejía y Vargas Maldonado.

Otra relevante es que el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) es la única fuerza política que recibirá el año nuevo sin un candidato presidencial.

Mejía ganó la nominación presidencial del PRD a Vargas Maldonado el 6 de marzo en una convención en que  las bases  dieron una lección de disciplina y organización.

Esa consulta interna en el  PRD fue resaltada por la sociedad civil y los medios de comunicación, no así por  Vargas Maldonado, quien alegó  fraude.

Vargas Maldonado acusó al Gobierno y al PLD de adulterar la voluntad de los perredeístas para  escoger a Mejía por entender que le será más fácil derrotarlo en las elecciones presidenciales del 20 de mayo del 2012.

Durante varios meses se mantuvo el escarceo que conllevó la expulsión del presidente de la Comisión Organizadora, Enmanuel Esquea Guerrera, quien después fue “reintegrado”.

Vargas Maldonado acusó a Esquea y la mayoría de los miembros de la referida comisión organizadora de la convención, de parcialidad a favor de Mejía.

Posteriormente anunció que aceptaba los resultados de la convención pero la  ratificó como maleada por el oficialismo, y acotó que hacia el sacrificio como un aporte a la democracia y a su partido.

Mejía y Vargas Maldonado suscribieron un pacto que plantea  la distribución  de manera equitativa entre ambas corrientes de los puestos en la administración pública.

Sin embargo, el presidente del PRD no se ha integrado a la campaña electoral de Mejía y ha evadido por diferentes medios juntarse con éste para dirimir cualquier diferencia.

Vargas Maldonado ha escurrido reunirse con Mejía, a  pesar de la advertencia de su compadre y presidente del Partido Revolucionario Social Demócrata, Hatuey De Camps de que su futuro dependerá de una victoria del PRD en las elecciones de mayo del 2012.

Una de las críticas que en privado habría hecho el presidente del PRD a Mejía es la supuesta desconsideración a algunos de sus dirigentes.

Estaría alegando Vargas Maldonado que la gente de Mejía se siente que ya ganó y no necesitaría el respaldo de su gente.

Las diferencias entre estos dos dirigentes se han profundizado y se evidenciaron cuando el sector Mejía  impugnó recientemente las decisiones de la Junta Central Electoral (JCE) por ilegales, la misma que felicitó cuando fue escogida por el Senado.

Vargas Maldonado rechazó esa impugnación y lo mismo se ha producido con el pedido de Mejía de que renuncie el director de Informática de la JCE, Franklin Frías, en la que el presidente del PRD entiende que debe buscarse una salida negociada.

El PRD parecería que no ha aprendido que sus rebatiñas internas han sido la causa de perder el poder en más de una  oportunidad.

PRSC

El PRSC es la única fuerza política de importancia que todavía no ha escogido su candidato presidencial, debido a la pugna de intereses entre sus dirigentes.

A pesar de que el Tercer Congreso Joaquín Balaguer decidió que ese partido iría solo a las elecciones del 2012 y que escogería su candidato a más tardar el 1ero de septiembre, eso no ha ocurrido.

El presidente del PRSC,  Carlos Morales Troncoso, quien favorece una alianza con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha logrado que transcurra el tiempo sin que se escoja su candidato.

Esa indefinición ha provocado la deserción de los principales cuadro reformistas para apoyar unos a Mejía y otros a Danilo Medina, candidato presidencial del PLD.

Danilo Medina

Otra noticia destacada es la elección de Danilo Medina como candidato presidencial del PLD y su selección de la primera dama Margarita Cedeño como su compañera de boleta.

Medina se impuso después de fracasar los intentos de seguidores del presidente Leonel Fernández de querer interpretar antojadizamente la  prohibición de la reelección y presentar al mandatrio como precandidato.

Seguidores de Medina sienten que es insuficiente el apoyo brindado por Fernández como presidente del PLD.

Sin embargo, Medina ha enfatizado que se opone al uso de los recursos del Estado en favor de su candidatura, por entender que si criticaba eso en la oposición, con mayor razón, cuando su partido es gobierno.

Aspiraciones desmedidas

Los partidos emergentes no han podido ponerse de acuerdo para  escoger un candidato de consenso para presentarlo como alternativa al al PRD y el PLD. El protagonismo  y el ser cabeza de ratón antes que cola de león se ha impuesto por encima de la realidad de que solos obtendría una pobre votación.

Fuente: El Nacional