Periodismo y amigos

0
142

EL OFICIO y la profesión de periodista tiene gran parecido con el sacerdocio, especialmente la vocación católica romana, pues por humilde que sea, se sujetan siempre a la misma dignidad, respeto, rito devoción sin importar las dimensiones del escenario.

Por Sucre Vasquez

El apego a la verdad, el humanismo y la ausencia de dedos atados debe ser conducta axiomática del periodista profesional.  La confidencia se respeta como la confesión, pero sin complicidad. Recuerdo aquellas mañanas radiantes que me excusaban de ir a la escuela primaria para acompañar al padre Leo a las misas que oficiábamos en las ermitas bien adentro en mi nativa Neyba, República Dominicana.

El padre Leo, entonces un joven belga que había dejado las comodidades europeas de su vida de clase media en Bruselas, para venir a mi provincia lejana y pobre, zona de misión, transpiraba clase, seriedad, pero modernidad en su pensamiento y enseñanzas.

Los periodistas profesionales deben ser honestos y amigos de la verdad. “La honestidad siempre paga, me ha dado resultado”, decía con gracioso acento cubano mi maestro Carlos Castañeda, gloria del periodismo latinoamericano.

( En efecto, la viuda de Castañeda, Lillian, me dijo con orgullo en su casa de Brickell, Miami: “cuando Fidel ( Castro) sacó las nóminas de periodistas pagados en la Cuba de Batista, ahí no apareció el nombre de Carlos…” ).  Castañeda, con su proverbial gentileza caribeña escuchaba,  tenía amigos de todas las ideologías, pero su compromiso fue siempre con la verdad y jamás transó o sometió sus ideas ante el imperio de los grandes intereses, aunque siempre se manejaba con un enorme sentido común, sin caer en la falsa modestia. Mantenía su estilo, clase y distancia.

Los periodistas de oficio, poderosos o humildes, deben honrar, como sacerdotes, la sotana y la confianza, como intermediarios de pasiones, intereses, ideologías, tendencias todas que se estriban en la búsqueda de la felicidad, la concordia y el entendimiento.

El panfletismo, con difraz de periodismo, es otro oficio. Las relaciones públicas y el periodismo comercial son profesiones, nobles y necesarias, que tienen patrones privados, pero el periodismo informativo, en sus variantes de reporterismo, entrevistas y opiniones, se debe al interés público, al sacerdocio (intercesión) entre el poder y la gente, el pueblo.

 

*El autor es periodista.

Puedes seguir sus comentarios en su blog personal: sucrevasquez.wordpress.com